Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

4 de Septiembre de 2018
Cáncer

Cómo las células del entorno protegen al cáncer

Descubren que, en respuesta al tratamiento oncológico, los pericitos que rodean las neoplasias de la glándula tiroides secretan moléculas capaces de inhibir la acción anticancerígena. Ello provocaría tumores resistentes a los fármacos disponibles actualmente.

Además de promover el crecimiento de la red vascular que alimenta las células tumorales, las células conocidas como pericitos protegerían a algunos carcinomas de la glándula tiroides frente a la acción de los fármacos oncológicos, mediante la secreción de ciertas proteínas. En la imagen, pericito en cultivo (rojo), vaso sanguíneo (verde) y núcleos celulares (azul). [Wikimedia Commons]

El carcinoma papilar tiroideo representa el tipo de tumor más común de la glándula tiroides, situada en la parte delantera del cuello. Múltiples estrategias permiten tratar con éxito a los pacientes. Sin embargo, algunos casos no responden a los fármacos. Ahora, Carmelo Nucera y su equipo, de la Universidad de Harvard, podrían haber hallado la causa de dicha resistencia: el entorno de la neoplasia y, en concreto, los pericitos.

Estas células contráctiles, que envuelven la superficie de los capilares sanguíneos, favorecen tanto la estabilidad como el crecimiento de la red vascular. Ello resulta esencial para el desarrollo y supervivencia del tumor, pues garantiza el aporte de oxígeno y nutrientes a las células cancerígenas. Además, según el estudio, publicado por la revista Clinical Cancer Research, los pericitos secretarían ciertas sustancias capaces de bloquear la acción anticancerígena del tratamiento oncológico. Así pues, actuarían como una suerte de «escudo» que protegería al carcinoma.

En su investigación, los científicos usaron cultivos de células provenientes de tumores tiroideos humanos, metastáticos, resistentes y portadores de una mutación en el gen BRAF, a fin de evaluar la eficacia de los compuestos vemurafenib y sorafenib. Ambos fármacos, administrados por separado, lograron reducir la proliferación y migración celular, a la vez que favorecieron la muerte de las células cancerosas. No obstante, los mejores resultados se observaron tras la terapia combinada. La inyección de carcinomas humanos en la glándula tiroidea de ratones, y posterior tratamiento, permitió confirmar la efectividad de los compuestos en un modelo in vivo.

Empero, los investigadores advirtieron que los pericitos localizados alrededor del nódulo producían, en respuesta al tratamiento, moléculas capaces de inhibir su efecto antineoplásico. Un análisis detallado permitió identificar TSP-1 y TGFbeta1 como las proteínas secretadas responsables de «proteger» al tumor, mediante la activación de genes involucrados en la supervivencia y progresión del cáncer.

Para Nucera y sus colaboradores, los datos preliminares del presente trabajo sugieren que el diseño de fármacos dirigidos contra TSP-1 y TGFbeta1 podría ayudar a tratar el problema de resistencia que dificulta el tratamiento de los pacientes. Futuros ensayos clínicos intentarán corroborar dicha hipótesis.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Pericytes elicit resistance to vemurafenib and sorafenib therapy in thyroid carcinoma via the TSP-1/TGFbeta1 axis», de A. Prete et al., en Clinical Cancer Research, publicado el 3 de agosto de 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.