9 de Junio de 2022
Paternidad

Cómo los padres influyen en el nivel de testosterona de los hijos varones

Los hombres con descendencia suelen presentar niveles de testosterona más bajos. Al parecer, este cambio en el equilibrio hormonal está relacionado con el comportamiento del propio padre.

En los humanos, la testosterona de los padres suele disminuir con el cuidado de los hijos. [KALI9 / GETTY IMAGES/ ISTOCK]

Cuando los hombres se convierten en padres, sus niveles de testosterona disminuyen. Un nivel bajo del andrógeno se asocia con una mayor dedicación al cuidado de los hijos y a las tareas domésticas. Un grupo dirigido por Lee Gettler, de la Universidad de Notre Dame, ha hallado que la influencia del nuevo rol en el equilibrio hormonal también se encuentra asociada a la relación con el propio progenitor: los padres de nuevo cuño presentan niveles bajos de testosterona sobre todo si su propio padre se implicaba de forma significativa en la crianza del hijo. La pubertad es un período crítico en este fenómeno, se informa en PNAS.

Los investigadores analizaron los datos de cerca de mil hombres de Filipinas registrados entre 1983 y 2014. El estudio se centró en la infancia, la niñez media (de 6 a 11 años de edad) y la adolescencia (de 12 a 19 años) de los participantes: ¿Cuánto habían participado los padres en su educación? ¿Vivían con la familia en ese momento? A partir de las muestras de saliva, los autores determinaron la concentración de testosterona de los sujetos. A continuación, compararon los valores de los participantes que habían tenido hijos durante el período de la investigación. ¿Resultado? Si los hombres habían tenido un progenitor que se habían involucrado en su cuidado durante la juventud, sus niveles de testosterona eran más bajos al convertirse ellos mismos en padre. Por el contrario, el grado de implicación del padre en la infancia y la niñez no desempeñó ningún papel en relación con los niveles de andrógenos.

Los autores sugieren que las influencias sociales, especialmente durante la adolescencia y la pubertad, alteran el eje hipotálamo-hipofisario, que regula la producción de testosterona. «Ello demuestra cómo la paternalidad y especialmente la paternidad pueden tener efectos duraderos a lo largo de las generaciones, no solo a través del comportamiento, sino también de la biología», afirma Gettler.

Sin embargo, hay que tener cuidado al interpretar los resultados. Los investigadores no disponían de los niveles hormonales de los progenitores de la primera generación. Es posible que los hombres con menos testosterona cuiden mejor de sus hijos. Por tanto, la explicación de la menor producción de la hormona sexual por parte de los hijos no radicaría en el estilo de crianza, sino en los genes paternos. Existe un componente hereditario en la producción de testosterona, escriben los autores. No obstante, Gettler considera improbable que todo sea una cuestión de herencia: «Aunque tuviéramos datos sobre la testosterona de los padres de la primera generación, sería poco probable que la testosterona paterna hubiera influido solo durante la adolescencia y no en los dos momentos anteriores analizados en nuestro estudio, la infancia y la niñez media.»

Anton Benz

Referencia: «Evidence for an adolescent sensitive period to family experiences influencing adult male testosterone production». Lee T. Gettler et al. publicado en línea en Proceedings of the National Academy of Sciences, 31 de mayo de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.