Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

7 de Enero de 2020
Climatología

¿Colapsos de la corriente del Golfo?

La corriente del Golfo se ha estado debilitando. Pero que vaya a cortarse por completo es improbable, según un nuevo estudio que, sin embargo, indica que quizá sufra colapsos parciales.

La corriente del Golfo en infrarrojos el 9 de abril de 2013, 500 kilómetros al este de Charleston, Carolina del Sur [NASA Earth Observatory / Jesse Allen y Robert Simmon].

La corriente del Golfo es la calefacción de Gran Bretaña, del Atlántico Norte y de Europa Occidental. Esta rápida corriente marina transporta agua desde el Golfo de México hacia Europa, donde afecta al clima. Pero el calentamiento global está debilitándola porque el agua salada está siendo diluida por una cantidad de agua dulce cada vez mayor, procedente de la fusión del hielo de Groenlandia y de unas precipitaciones más abundantes. Un nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, analiza otros factores más sutiles que podrían conducir a cambios bruscos.

Según las simulaciones efectuadas por el equipo de autores, es bien improbable que la corriente desaparezca por entero. En cambio, pequeños y rápidos cambios en el aporte de agua dulce o de tipo atmosférico pueden hacer que colapse parcialmente.

Así circula la corriente del Golfo. Este esquema está muy simplificado. En granate se representan las ramas profundas y frías, y en amarillo, las calientes y superficiales [Sven Baars, Universidad de Groninga].

«Los océanos almacenan un gran cantidad de energía», dice el matemático Fred Wubs, de la Universidad de Groninga, uno de los autores. Las corrientes marinas tienen por ello un gran efecto en el clima. El nombre oficial de la corriente del Golfo es «Circulación de Retorno Atlántica Meridional» o, en breve, AMOC (el acrónimo en inglés). La circulación desde el sur conduce agua caliente hacia el norte, donde se enfría y adensa, con lo que se hunde y regresa hacia el sur por las profundidades. Wubs y otro de los autores, Henk Dijkstra, llevan veinte años estudiando la corriente.

Una interrupción completa parece improbable

Los cálculos de estos investigadores se añaden a los de otros. En 2018 aparecieron en Nature dos estudios que ofrecieron pruebas de un perceptible debilitamiento de la corriente del Golfo. En el nuevo artículo la diferencia está en el tipo de cálculo elegido: han estudiado los efectos de pequeños cambios aleatorios, del ruido, en AMOC que puedan hacer que esta abandone su estado de equilibrio y adopte otro en el que colapse total o parcialmente. «Las simulaciones muestran que la probabilidad de una interrupción completa de la corriente del Golfo en los próximos mil años es muy pequeña», afirma Wubs. Pero sí es posible que se transporte menos agua relativamente caliente hacia el noroeste de Europa: «según nuestras simulaciones, la probabilidad de que sea así en los próximos cien años es de un 15 por ciento».

La consecuencia podría consistir en la irrupción de episodios de frío en el Atlántico Norte. Para establecer la conexión con ciertos sucesos paleoclimáticos bruscos hacen falta más investigaciones, afirman los autores. Como no han introducido en sus cálculos los cambios lentos en la cantidad de agua de fusión, se requeriría un modelo climático integral.

Desde la década de 1980, al menos, se viene investigando si la corriente del Golfo podría llegar a desaparecer y, en caso de que fuera así, cuáles serían las consecuencias. Wallace Broecker advirtió entonces en un artículo de posibles variaciones tras haber descubierto que algunos cambios bruscos del clima en el pasado estaban relacionados con cambios en las corrientes atlánticas.

Alina Schadwinkel

Referencia: «Transition Probabilities of Noise-induced Transitions of the Atlantic Ocean Circulation», de Daniele Castellana, Sven Baars, Fred W. Wubs y Henk A. Dijkstra, en Scientific Reports 8, artículo número 20284.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.