Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 06/12/2018

Obesidad

Comer sin parar y no engordar

En ratones, la ausencia de un único gen previene el desarrollo de la obesidad, incluso en el caso de ingerir alimentos de alto contenido en grasas y calorías.

EMBO reports

Menear

Descubren que el gen RCAN1 podría ser la clave para combatir la obesidad. Los experimentos, realizados en ratones, mostraron que en su ausencia los animales no engordaban a pesar de consumir una dieta rica en grasas. [Pixabay]

También te puede interesar

Obesidad Obesidad

Una selección de nuestros mejores artículos para ahondar en la ciencia de la obesidad

Más información

Aun cuando pudiera parecer ciencia ficción, según una investigación reciente, publicada por la revista EMBO reports, la eliminación de un solo gen nos permitiría comer cuanto quisiéramos, sin engordar.

En su estudio, realizado en ratones modificados genéticamente, Beverly A Rothermel y su equipo, del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas, junto con científicos de otros centros de Estados Unidos, Australia, Chile y Corea del Sur, evaluaron el papel que desempeña el regulador de la calcineurina 1 (RCAN1, por sus siglas en inglés) en la regulación del metabolismo.

Para sorpresa de los investigadores, en ausencia del gen, los animales, a pesar de recibir una dieta rica en lípidos durante más de 25 semanas, no ganaron peso, ni aumentaron su porcentaje de grasa corporal. Además, tampoco presentaron la respuesta inflamatoria característica del tejido adiposo que aparece antes del desarrollo de la diabetes asociada con la obesidad.

Tras analizar distintos parámetros metabólicos de los roedores, Rothermel y sus colaboradores hallaron que la deleción de RCAN1 incrementaba tanto el consumo de oxígeno, como la producción de dióxido de carbono. Es decir, aceleraba el metabolismo.

A nivel molecular, RCAN1 inhibiría la conversión de la grasa blanca en marrón o parda. La primera almacena los lípidos, mientras que la segunda los quema a fin de producir calor. Asimismo, la acción del gen en el tejido muscular también bloquearía el consumo de energía. Por consiguiente, su eliminación activaría de nuevo estas dos vías y favorecería el gasto calórico.

Los científicos creen que la función de RCAN1 resulta esencial para la especie humana en tiempos de escasez de alimentos. Sin embargo, en la sociedad occidental actual, donde la dieta aporta más energía de la necesaria para el funcionamiento del organismo, contribuye a la aparición del sobrepeso y la obesidad.

En un futuro deberán realizarse experimentos adicionales a fin de corroborar que este mecanismo controlado por RCAN1 también se halla en las personas. De confirmarse, el desarrollo de fármacos diseñados para bloquear la función del gen supondría un gran avance en la lucha contra esta enfermedad, considerada la epidemia del siglo XXI.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Regulator of Calcineurin 1 helps coordinate whole-body metabolism and thermogenesis», de D. Rotter et al., en EMBO reports; 19: e44706, publicado el 2 de noviembre de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas