Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/02/2018 - CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

    Los compuestos volátiles derivados de productos domésticos contaminan tanto como los vehículos

    Sus emisiones han aumentado y contribuyen significativamente a la contaminación del aire en las zonas urbanas.

  • 22/02/2018 - Psicología social

    La realidad virtual como terapia para maltratadores

    Los condenados por violencia de género presentan una menor capacidad para reconocer expresiones faciales de miedo. La simulación virtual podría corregir este déficit emocional mediante el aumento del nivel de empatía hacía las víctimas.

  • 21/02/2018 - Astronomía

    La tormenta que se muere en Neptuno

    En solo tres años, una tormenta del hemisferio sur de Neptuno se ha encogido visiblemente y seguramente desaparecerá por completo enseguida. Comparte así la suerte de otras cuatro grandes tormentas que solo perduraron unos años.

  • 21/02/2018 - Energía

    Un nuevo enfoque para las baterías recargables

    Una membrana en forma de red metálica permite resolver un antiguo problema del que adolecían las baterías de electrodo fundido. El hallazgo augura una nueva vía para el almacenamiento de energía solar y eólica.

  • 20/02/2018 - Geofísica

    Coros y auroras (con un vídeo)

    Una teoría explicaba un tipo de auroras boreales y australes que presentan características periódicas. Un satélite artificial japonés ha comprobado que es correcta. Un vídeo creado por los científicos del proyecto exhibe representaciones de los «sonidos» de las ondas electromagnéticas, conocidas como «coro» o «estribillo», que intervienen en el fenómeno y de las trayectorias de los electrones generadores de esas auroras.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 05/11/2014

Psicología social

Conformidad temprana

Los niños de dos años adaptan su conducta a la de los demás para sentirse parte del grupo.

Psychological Science

Menear

A los dos años, los niños ya experimentan la presión social: adaptan su conducta a la de otros sujetos de su misma edad. [Instituto Max Planck para la antropología evolutiva/ R. Barr]

Con frecuencia, los niños observan e imitan a los demás cuando quieren aprender algo nuevo. También los chimpancés y orangutanes actúan de esta manera. Pero ¿modifican humanos y monos su propio comportamiento para adaptarse a la conducta del resto? Científicos del Instituto Max Planck para la antropología evolutiva, en Leipzig, y de la Universidad de Jena han descubierto que nosotros tendemos más a dejar de lado las propias preferencias para adaptarnos al grupo en comparación con los primates no humanos. Y ya desde los dos años de vida.

«La conformidad desempeña en la conducta social humana una función central; delimita los grupos unos de otros y ayuda, con ello, a coordinar la actividad grupal. Estabiliza y fomenta la diversidad cultural, una característica de los humanos», señala Daniel Haun, del Instituto Max Planck y autor principal de estudio. No obstante, como animales sociales, debemos decidir si imitamos el comportamiento de la mayoría o preferimos seguir nuestros propios pasos. ¿Qué hacer cuando se sabe que la mayoría se equivoca? Al parecer, los niños de dos años optan por cambiar su propia conducta, aunque saben que es la correcta, para evitar el potencial inconveniente que puede suponer «ser diferente».

Imitar a los demás

Para averiguar si los niños pequeños y los monos practican esa «conformidad normativa», los investigadores pusieron a prueba a niños de dos años, orangutanes y chimpancés.

En uno de los ensayos, los probandos (tanto niños como monos) debían dejar caer una bola en una caja que estaba dividida en tres compartimentos. Solo si la pelota caía en uno concreto, recibían una recompensa (un cacahuete para los monos; una chocolatina para los niños). Después de aprender a manejarse con la caja, cada uno de los participantes observaba a otros congéneres practicando el mismo juego. En este caso, los sujetos introducían la bola en compartimentos diferentes al que había propiciado el premio a los primeros probandos. A continuación, estos debían volver a tirar la bola en una de las tres secciones; esta vez, ante los ojos de los congéneres que acababan de jugar. Era el momento de decidir si seguían con la propia estrategia (con la consiguiente recompensa) o imitaban a los demás.

Según los resultados, los niños adaptaban su conducta con más frecuencia a la de sus compañeros de la misma edad que los monos: mientras que los probandos humanos mostraban en más de la mitad de los casos una conducta de conformidad, los chimpancés y los orangutanes ignoraban la conducta de sus congéneres y permanecían fieles a la estrategia que habían aprendido poco antes. Con todo, cuando el niño se encontraba solo ante la caja decidía volver a emplear su propia solución, la cual modificaba, no obstante, si había otros niños observándole. Al parecer, el número de «espectadores» no influía en la modificación de la conducta: fueran uno o tres los presentes, tendía a comportarse como la mayoría. 

Según concluyen los autores, el estudio demuestra que la conducta social de la conformidad surge en los humanos a muy temprana edad.

Más información en Psychological Science

Fuentes: Spektrum / Instituto Max Planck

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.