Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 12/09/2018

Neurociencia

Consciencia plena para soportar mejor el dolor

Relacionan la capacidad de consciencia plena con una reducción de las sensaciones dolorosas y la desactivación de la red neuronal por defecto.

Pain

Menear

Una mayor desactivación de la corteza cingulada posterior (azul), región cerebral que se asocia con la red neuronal por defecto, parece contribuir a una reducción de la sensación de dolor y a una mayor consciencia plena. [Centro Médico Bautista Wake Forest]

También te puede interesar

El dolor El dolor Sep/Dic 2015 Nº 12

Neurobiología y tratamientos¿Por qué sentimos dolor? ¿Existen tratamientos para los dolores crónicos? ¿Puede calmar la psique esta desagradable sensación? Estas y otras cuestiones encuentran respuesta en el presente monográfico.

Más información

¿Alguna vez se ha preguntado por qué unas personas parecen sentir menos dolor que otras? Un reciente estudio puede haber encontrado una de las respuestas: la consciencia plena.«La consciencia plena se encuentra relacionada con ser consciente del momento presente sin que exista demasiada respuesta emocional o de juicio», explica Fadel Zeidan, profesor de neurobiología de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest y autor principal de estudio. «Ahora sabemos que algunas personas son más "conscientes" que otras y, al parecer, sienten menos dolor», continúa. El estudio se publica en la revista Pain.

Para la investigación, los científicos analizaron los datos de un trabajo publicado en el año  2015 y en el que se comparaba el efecto de la meditación de consciencia plena con el efecto de analgesia producida por placebo. En su estudio de seguimiento, examinaron si la disposición natural o innata a la consciencia plena podía relacionarse con la sensibilidad al dolor. Asimismo, usaron técnicas de neuroimagen con el fin de determinar los mecanismos cerebrales que intervienen en dicho fenómeno.

Corteza cingulada menos activa

Un total de 76 voluntarios sanos y que nunca habían meditado completaron el cuestionario de consciencia plena de Friburgo. A continuación, los autores aplicaron un estímulo térmico doloroso (49C) a los probandos mientras registraban la actividad de su cerebro mediante tomografía por resonancia magnética funcional. Las neuroimágenes revelaron que una mayor disposición a la consciencia plena durante la exposición al calor doloroso se asociaba con una mayor desactivación de la corteza cingulada posterior, una región cerebral que participa en la red neuronal por defecto. En los sujetos que indicaban que sentían un dolor notable, en cambio, esta área cerebral se mostraba más activa.

La red neuronal por defecto se extiende desde la corteza cingulada posterior hasta la corteza prefrontal medial del cerebro, áreas que se hallan en continua interacción. Esta red se encuentra relacionada con el procesamiento de los sentimientos del yo y de la mente que divaga, explica Zeidan en un comunicado de prensa. «El modo por defecto se desactiva cada vez que se realiza cualquier tipo de tarea, como leer o escribir, y se reactiva cuando se deja de efectuar la tarea; también se revierten pensamientos, sentimientos y emociones que se autorrelacionan. Los resultados de nuestro estudio demuestran que las personas "conscientes" están menos atrapadas en la experiencia del dolor».

Según los autores, el estudio aporta información neurobiológica novedosa, puesto que revela que las personas con puntuaciones de consciencia plena más altas presentan una activación menor de las regiones centrales relacionadas con la red por defecto (corteza cingulada posterior, entre ellas) y experimentan menos dolor. En los sujetos con una capacidad menor de consciencia plena, sucede a la inversa. Por ello, la atención plena y la corteza cingulada posterior deben considerarse para la creación de terapias contra el dolor, concluyen. Zeidan añade: «A partir de investigaciones anteriores, sabemos que una persona puede aumentar su capacidad de consciencia plena mediante el entrenamiento de este tipo de meditación, por lo que esta podría ser una forma efectiva para alivar a los millones de personas que sufren dolor crónico».

Fuente: Universidad Wake Forest 

Referencia: «Neuronal mechanisms supporting the relationship between dispositional mindfulness and pain». Fadel Zeidan et al. en Pain, en prensa, 2018. 

Artículos relacionados

Revistas relacionadas