Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 20/02/2018

Geofísica

Coros y auroras (con un vídeo)

Una teoría explicaba un tipo de auroras boreales y australes que presentan características periódicas. Un satélite artificial japonés ha comprobado que es correcta. Un vídeo creado por los científicos del proyecto exhibe representaciones de los «sonidos» de las ondas electromagnéticas, conocidas como «coro» o «estribillo», que intervienen en el fenómeno y de las trayectorias de los electrones generadores de esas auroras.

Nature

Menear

La sonda Arase (antes ERG) ha estudiado la interacción de electrones y campo magnético terrestre en la formación de las auroras pulsantes [ERG ScienceTeam].

También te puede interesar

Los resplandores que iluminan las noches en las latitudes boreales y australes más elevadas reciben genéricamente el nombre de auroras. Pero no todas son iguales. A las más espectaculares, como las que se escogen como fondo de escritorio en los ordenadores, por ejemplo, se las llama discretas. Las que, en cambio, varían de modo casi periódico en unos segundos o décimas de segundo se denominan auroras pulsantes.

Un estudio publicado en Nature por Satoshi Kasahara, de la Universidad de Tokio, y sus colaboradores confirma experimentalmente la teoría mejor reputada para explicar las auroras pulsantes.

Mientras que el proceso que genera las auroras discretas comienza miles de kilómetros sobre la superficie terrestre, el que origina las pulsantes se inicia a decenas de miles de kilómetros de altura, en la región ecuatorial de la magnetosfera, es decir, en la zona del espacio dominada por el campo magnético de la Tierra.

Hace algunos decenios, se formuló la hipótesis de que las auroras pulsantes eran el resultado de las interacciones entre los electrones de la magnetosfera y el llamado «coro», o «estribillo», un conjunto de fluctuaciones electromagnéticas, llamado así porque oscila con frecuencias que se pueden convertir fácilmente en un sonido audible. Como consecuencia de esta interacción, los electrones se proyectan hacia la Tierra a lo largo de las líneas del campo electromagnético.

Dicho con otras palabras, muchos electrones presentes en el espacio se mueven en torno a la Tierra y tienden a seguir las líneas del campo electromagnético. Cuando se encuentran con el coro, pueden ser dirigidos hacia una región de la parte superior de la atmósfera, la ionosfera, comprendida entre los 60 y los 450 kilómetros de altura; y es alrededor de los 100 kilómetros de altura donde generan las luces aurorales.

El proceso que sucede en la ionosfera es comparable a la producción de imágenes en las viejas pantallas y televisores de tubo catódico, cuya fluorescencia se creaba al incidir un haz de electrones sobre una fina capa de fósforo. En el caso de la ionosfera, los electrones pueden colisionar con los átomos y moléculas de los gases que componen la atmósfera, que entran entonces en un estado excitado. Al volver al estado no excitado, esos mismos átomos y moléculas emiten la radiación luminosa de las auroras. La cuasiperiodicidad de esta luz refleja las fluctuaciones de la población de electrones, derivadas a su vez de las oscilaciones de las ondas de coro.

El lanzamiento del satélite Arase, de la Agencia Espacial Japonesa (JAX), en 2016 permitió observar directamente tales interacciones. En particular, Arase tomó datos durante una aurora que se produjo el 27 de marzo de 2017. Los análisis de esos datos efectuado por Kasahara y sus colaboradores ha encontrado electrones procedentes de la magnetosfera y dotados de una energía elevada, de hasta decenas de kiloelectronvoltios (una unidad de medida de la energía de las partículas) mientras las ondas del coro los difundían, con lo que se producía una lluvia de electrones en la atmósfera superior.

El resultado demuestra el enorme potencial de la técnica espacial en la verificación y perfeccionamiento de los modelos actuales del campo magnético terrestre, gracias a la comparación con las mediciones en el espacio y con el campo magnético de otros planetas, como Júpiter y Saturno. También en este han descubierto los instrumentos la existencia de ondas de coro.

Le Scienze

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Le Scienze.

Referencia: «Pulsating aurora from electron scattering by chorus waves», de S. Kasahara et al., en Nature 554, 337-340 (15 de febrero de 2018).

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.