Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

21 de Mayo de 2014
Psicología social

Crisis y personalidad

Los jóvenes que acceden al mundo laboral en tiempos de recesión son menos narcisistas en la edad adulta.

Según el reciente estudio, los jóvenes que acceden a su primer puesto de trabajo en época de recesión son menos narcisistas a lo largo de su vida que aquellos que logran su primer trabajo en época de vacas gordas. [Thinkstock/ Whitetag]

 

El narcicismo puede desarrollarse durante la infancia, cuando los padres sobreprotegen a sus hijos o los alaban en demasía. Otra fase crítica para cultivar tendencias narcisistas reside, al parecer, cuando se accede al mundo laboral por primera vez. Si en esos momentos la situación económica general resulta favorable, los nuevos y jóvenes trabajadores tienden a mostrar una personalidad más narcisista años después, ya de adultos, que aquellos que han conseguido su primer empleo en tiempos de vacas flacas.

Según explica Emily Bianchi, de la Universidad Emory en Atlanta y autora del estudio, las personas que entran a la edad adulta en época de recesión tienden a ser menos narcisistas años después que aquellas que acceden a la adultez en tiempos de prosperidad económica.

Directores con alta autoestima

Para su investigación, Bianchi llevó a cabo diversos trabajos longitudinales. En uno de ellos solicitó a los probandos que eligieran una frase que les describiera en el momento de entrar en el mundo laboral. ¿Resultado? Los sujetos que iniciaban su etapa como trabajador en tiempos de alta tasa de desempleo, optaban por autoevaluaciones modestas, como: «Espero tener éxito». En cambio, los jóvenes que iniciaban su vida laboral en una fase económica próspera elegían enunciados más bien narcisistas: «Voy a ser una persona de relieve».

Estudios anteriores indican que las personalidades narcisistas tienden a sobreestimar su función dentro de la empresa y a atribuirse un sueldo más alto que otras personas. Para evaluar la autoestima, Bianchi utilizó los ingresos de directores ejecutivos, quienes podían decidir su sueldo y el de otros trabajadores con cargos importantes dentro de la empresa. Efectivamente, los directivos que habían accedido al puesto de trabajo en una situación económica favorable se concedían sueldos más altos que aquellos que terminaron su formación en tiempos de crisis. La situación económica del primer trabajo influye años después en la actitud y conducta de las personas, concluye Bianchi.

Más información en Psychological Science

Fuente: Gehirn und Geist

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.