Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

26 de Noviembre de 2019
Inteligencia artificial

¿Cuanto mejor pagado, más vulnerable el puesto de trabajo ante la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial seguramente afectará más a profesiones de alta remuneración, y en ramos que no sufrieron las consecuencias de anteriores formas de automatización.

La inteligencia artificial, ¿hará que crezca la cola del paro con trabajadores que tenían profesiones de las mejor pagadas? [U.S. National Archives and Records Administration].

La inteligencia artificial (IA) podría modificar hondamente el mundo del trabajo en un futuro cercano, pese a que el número de empresas que se vale hoy en día de ella es modesto. ¿Dónde tendría lugar esa transformación antes? Bastantes puestos de trabajo con una remuneración alta correrían más peligro que otros que reciben remuneraciones bajas, según un informe recién publicado por la Brookings Institution, renombrado centro de investigaciones sociales cuya sede está en Washington.

A muchos podría parecerles que correrían riesgo sobre todo trabajos que no son de los mejor pagados, por ejemplo en la producción o en la logística. Así, mucho antes de que los coches que se conducen a sí mismos lleguen a ser normales, ya transportarán carga los camiones autónomos. Y los robots han venido sustituyendo en el sector industrial a los trabajadores menos cualificados de las plantas desde hace ya mucho tiempo.

Pero no deben confundirse, advierten los autores, otras formas de automatización con la inteligencia artificial. Con esta, podría ser que los tipos de trabajos más afectados fuesen muy diferentes. Según el análisis, aunque la IA afectará a actividades de los sectores primario y secundario que ya padecieron el impacto de anteriores formas de automatización, habrá trabajos del sector servicios a los que estas no afectaron que también sufrirán intensamente las consecuencias de la IA. Entre los oficios que resultan especialmente vulnerables, aunque no sean los únicos, están los relacionados con la aplicación de la ciencia y, aún más, de la ingeniería. Los resultados pusieron de manifiesto una conexión: cuanto más altos son los ingresos mensuales, mayor es el impacto de la IA (aunque en las profesiones de más altos ingresos deja de crecer el impacto, también en ellas sigue siendo mucho mayor que en los trabajos peor remunerados). 

Los autores explican más sucintamente en su sitio en la Red cómo llegaron a este resultado, que parece haberles sorprendido a ellos mismos. Se basaron en un método creado por Michael Webb, un investigador doctoral de Stanford. Con la ayuda de procedimientos de análisis de texto, su programa informático detectaba en descripciones reales de oficios pares de verbo y predicado clave, como, por ejemplo, «supervisar los ajustes» o «analizar datos financieros». Además, identificaba en cada campo laboral cuántos de esos conceptos aparecían en patentes de IA. Cuanto mayor era la coincidencia para un oficio determinado, los investigadores establecían un mayor grado de impacto de la IA en él. El análisis, eso sí, dicen los autores, no informa de si ese mayor impacto de la IA supondrá una sustitución de los trabajadores humanos por sistemas de IA o si estos solo complementarán la actividad de aquellos. Y si eliminasen los puestos de trabajo correspondientes a una cierta profesión, el análisis no determina tampoco si no se generarían nuevas profesiones que los creasen. 

Lo que sí muestra es que los creadores de inteligencias artificiales han apartado de su atención las tareas simples. Se concentran ahora sobre todo en tareas como las que, dicho simplificadamente, ejecuta un ordenador personal. Más protegidos están los trabajos consistentes en que unas personas interaccionen con otras, por ejemplo en medicina, cuidados y enseñanza. Como estos oficios son desempeñados en estos momentos con mayor frecuencia por mujeres, una posible «revolución de la IA» afectaría sobre todo a los hombres.

Jan Dönges

Referencia: «What jobs are affected by AI? Better-paid, better-educated workers face the most exposure», de Mark Muro, Jacob Whiton y Robert Maxim, Metropolitan Policy Program at Brookings (noviembre de 2019).

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.