Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 24/11/2017

NEUROCIENCIA

¿De qué modo ataca el zika al cerebro?

El virus favorece que ciertas células inmunitarias atraviesen la barrera hematoencefálica del cerebro y destruyan algunas neuronas, lo que causa complicaciones neurológicas.

Nature Microbiology

Menear

La imagen muestra la médula espinal de un ratón infectado con el virus del Zika (verde). [Universidad Yale]

El zika es un virus de ARN que se transmite a través de la picadura de mosquitos, principalemente del género Aedes. La rápida propagación del virus en las Américas en la epidemia que se inició en 2015 permitió establecer que era la causa de la microcefalia que padecían algunos recién nacidos de madres infectadas. También se comprobó que provocaba el síndrome de Guillain-Barré, además de otras complicaciones neurológicas. Pero ¿de qué modo actúa el virus para causar esos efectos nocivos en el cerebro?

Ahora Akiko Iwasaki, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, y sus colaboradores han ofrecido algunas pistas para resolver esta incógnita. Proponen que el virus hace que el sistema inmunitario del paciente ataque a ciertas células de su propio cerebro y ello provoca resultados desastrosos. De este modo, los esfuerzos de las células inmunitarias por proteger del virus al cerebro resultan contraproducentes y ocasionan problemas neurológicos en los pacientes que lo han contraído.

Se sabía que el cerebro de los recién nacidos infectados por zika presentaba a veces linfocitos T CD8+, un tipo de células inmunitarias que resultan habituales en el resto del cuerpo, pero que se hallan muy pocas veces en el cerebro. Para descubrir el motivo de esa anomalía, Iwasaki y sus colaboradores decidieron averiguarlo mediante el empleo de ratones de laboratorio, que modificaron genéticamente para que su sistema inmunitario se asemejara al de los humanos.

Los investigadores observaron que, tras infectar a esos ratones con zika, el virus invadía pronto ciertas células, denominadas astrocitos, que ofrecen soporte a la barrera hematoencefálica. (En condiciones normales, esta permite la entrada selectiva de ciertas moléculas de la sangre al cerebro e impide la de otras que resultan perjudiciales.) Al verse alterada la barrera, los linfocitos T CD8+ comenzaron a penetrar en el cerebro. Estas células defensivas bloquearon la propagación del virus del Zika en el cerebro, pero también destruyeron las neuronas infectadas, con lo que provocaron la parálisis de los ratones. Los autores piensan que estas células inmunitarias podrían contribuir a los efectos nocivos que ejerce el virus del Zika en el sistema nervioso de los humanos.

Anna Ferran Cabeza

Referencia: «Antiviral CD8 T cells induce Zika-virus-associated paralysis in mice». Kellie A. Jurado et al. en Nature Microbiology, publicado en línea, 20 de noviembre de 2017.

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.