Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 31/10/2018

Psicoterapia

¿Debe el psicoterapeuta parecerse a mí?

Las semejanzas en cuanto a sexo, edad y estatus económico de paciente y psicoterapeuta no desempeña ningún papel en el efecto del tratamiento.

Journal of Clinical Psychology

Menear

Las semejanzas en cuanto a sexo, edad e ingresos entre el paciente y el psicoterapeuta no parecen influir en el efecto del tratamiento. [iStock / lorenzoantonucci]

¿Es preferible que las mujeres acudan a un psicoterapeuta de su mismo sexo? ¿Y que las personas mayores opten por profesionales de más edad? En definitiva, ¿influye la similtud en cuanto a género, edad y estatus socioeconómico en el éxito del tratamiento psicoterapéutico? Investigadores de la Pontifícia Universidad Católica de Chile han hallado que no es así. Sus resultados se publican en Journal of Clinical Psychology.

Psicólogos dirigidos por Alex Behn, autor principal del estudio, exploraron a 547 pacientes y 28 terapeutas en el marco de una psicoterapia ambulatoria. En todos los casos, la designación del psicoterapeuta se realizó de manera aleatoria; estos utilizaban diferentes tipos de tratamiento, entre ellos, terapia cognitivo-conductual, psicodinámica o sistémica. A partir de la segunda sesión, los participantes respondían un cuestionario diseñado para que valorasen la calidad de su relación con el psicoterapeuta. Contenía enunciados como: «Siento que mi terapeuta me aprecia» o «Mi terapeuta y yo trabajamos objetivos en los que estamos de acuerdo».

La importancia de la alianza terapéutica

Según las respuestas de los probandos, la calidad de la relación terapéutica disminuía tras la segunda sesión, pero con el tiempo (a partir de la sexta o séptima cita) mejoraba de nuevo y syoeraba la valoración inicial. Sin embargo, el hecho de que el paciente y el terapeuta presentarán similitudes en las características analizadas por los experimentadores (sexo, edad e ingresos) no desempeñaban ninguna función. Con alguna excepción: en los casos en que el psicoterapeuta era más joven que el paciente, las semejanzas parecían ventajosas. También resultaba favorable para la alianza terapéutica que el estatus económico del psicoterapeuta fuese más elevado que el del paciente. La salud psíquica de los participantes solo se registró al comienzo de la terapia, de manera que el éxito del tratamiento no se tuvo en cuenta en el análisis. En resumen, según esta investigación, la similitud en los datos demográficos no influyen en la valoración de los pacientes sobre la alianza terapéutica.

Estudios anteriores han demostrado que la valoración que los pacientes hacen del vínculo con su terapeuta es uno de los factores más importantes para el éxito de una intervención. 

Joachim Retzbach/ Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Client and therapist match on gender, age, and income: Does match within the therapeutic dyad predict early growth in the therapeutic alliance?», de Alex Behn, Antonella Davanzo y Paula Errázuriz, en Journal of Clinical Psychology, vol. 74, n.o 9, 2018.

Artículos relacionados