Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

16 de Marzo de 2021
Medicina cardiovascular

Describen cómo ciertas sustancias del té relajan los vasos sanguíneos

El hallazgo explica las propiedades antihipertensivas de esta popular bebida.

A diferencia del té negro, las hojas de Camellia sinensis no sufren oxidación durante el procesado del té verde. [Wikimedia Commons]

Elaborado a partir de las hojas y brotes de la planta Camellia sinensis, el té contiene varios compuestos potencialmente terapéuticos. Sin embargo, los mecanismos responsables de los beneficios de la bebida más consumida en todo el mundo después del agua permanecen aún por esclarecer. Ahora, Kaitlyn E. Redford y su equipo, de la Universidad de California en Irvine, en colaboración con investigadores de la Universidad de Copenhague, describen el modo en que dos catequinas del té contribuyen a la dilatación de los vasos sanguíneos y podrían ayudar a pacientes con hipertensión.

En su trabajo, publicado por la revista Cellular Physiology and Biochemistry, los investigadores trataron células en cultivo con extractos de té verde, la variedad más rica en catequinas, sobre todo galato de epigalocatequina (EGCG, por sus siglas en inglés). Ello resultó en la activación de la proteína KCNQ5, un canal de voltaje dependiente de potasio que regula el tono del músculo liso vascular. La contracción de este tejido muscular ocurre de forma involuntaria y modifica el diámetro de la luz del vaso sanguíneo. Experimentos realizados con extractos de té negro, siempre que estos no se mezclaran con leche, arrojaron resultados similares.

Al parecer, EGCG, junto con otra catequina conocida como epicatequina galato (EGC, por sus siglas en inglés), se uniría a KCNQ5. Ello facilitaría la apertura del canal y relajaría las paredes de los vasos sanguíneos. Los investigadores corroboraron esta hipótesis ex vivo, en arterias de ratas tratadas con un fármaco vasoconstrictor, pues la administración de ambas sustancias del té dilató los segmentos arteriales.

Para Redford y sus colaboradores, además de ahondar en el conocimiento de los beneficios del té, el hallazgo postula KCNQ5 como una posible diana farmacológica para combatir la hipertensión, enfermedad que padece un tercio de la población mundial. En el cerebro, alteraciones en el canal KCNQ5 se asocian con trastornos neurológicos como la encefalopatía epiléptica. Dado que las catequinas del té pueden cruzar la barrera hematoencefálica, los autores no descartan que puedan ayudar a restaurar la función de KCNQ5 en el tejido cerebral.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «KCNQ5 potassium channel activation underlies vasodilation by tea», de K. E. Redford et al., en Cellular Physiology and Biochemistry, publicado el 8 de marzo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.