Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

21 de Diciembre de 2020
MICROBIOLOGÍA

Descubierto un nuevo antibiótico en la microbiota de la piel

El análisis del genoma de una bacteria cutánea revela una molécula eficaz contra los estafilococos, entre ellos las cepas resistentes a ciertos tratamientos.

[iStock-Dr_Microbe]

La piel constituye un entorno dinámico donde abundan numerosos organismos microscópicos (bacterias, levaduras, virus, ácaros...), que forman lo que se conoce como microbiota de la piel. El equilibrio de este ecosistema, que en una persona es garantía de buena salud, se mantiene mediante varios mecanismos, como presentar cierto valor de acidez o la producción de antibióticos. Por ejemplo, la bacteria Staphylococcus lugdunensis fabrica la lugdunina, antibiótico que retrasa el desarrollo del patógeno Staphylococcus aureus. Katherine Lemon, del Instituto Forsyth de Microbiología en Cambridge, EE.UU., y sus colaboradores han descubierto ahora un nuevo antibiótico producido por bacterias de la piel, en concreto en los folículos pilosos.

Los investigadores estaban estudiando el genoma de Cutibacterium acnes (antes Propionibacterium acnes), una bacteria muy común en la piel y en todo el intestino, cuando identificaron un grupo de genes que codifica una molécula cuya estructura se asemeja a la de un antibiótico conocido, la berninamicina. Este compuesto de la clase de los tiopéptidos es producido por la bacteria Streptomyces bernensis, y uno de sus derivados es comercializado por Novartis, en particular para luchar contra las infecciones por Clostridioides difficile.

Después de aislar y purificar la molécula desconocida, a la que se denominó cutomicina, los autores ensayaron su aplicación en diferentes cepas bacterianas. ¿Cuáles fueron los resultados? La cutimicina inhibe el desarrollo de varias especies de estafilococos, entre ellas Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. Se trata de un dato esperanzador, ya que estas bacterias, que aparecieron en 1961, apenas dos años después del comienzo del uso de la meticilina, son ahora comunes en los hospitales y causan muchos casos de septicemia.

Por el contrario, la cutomicina no ha mostrado ninguna actividad contra otros tipos de microbios cutáneos.

El examen de la piel de varias personas reveló que la bacteria Cutibacterium acnes está especialmente adaptada a las condiciones de la base de los folículos pilosos, un entorno rico en lípidos. Aquí actúa a través de la cutimicina y mantiene a raya a los estafilococos. Teniendo en cuenta sus resultados, los autores piden que se aplique el nuevo antibiótico, o las cepas bacterianas que lo producen, para combatir las enfermedades causadas por estafilococos.

Loïc Mangin

Referencia: «A Cutibacterium acnes antibiotic modulates human skin microbiota composition in hair follicles». Jan Claesen et al. en Science Translational Medicine, vol. 12, aay5445, noviembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.