28 de Abril de 2022
Astrofísica

Descubren las micronovas, un nuevo tipo de explosión estelar

Las observaciones revelan que las enanas blancas pueden sufrir estallidos parciales, localizados en sus polos magnéticos y aproximadamente un millón de veces menos potentes que una nova.

Recreación artística de un sistema binario en el que podría tener lugar una micronova. El disco azul que gira alrededor de la enana blanca situada en el centro de la imagen está formado por material (principalmente hidrógeno) arrancado de su estrella compañera. Gracias a su potente campo magnético, la enana blanca atrae el material del disco hacia sus polos, donde se producen estallidos termonucleares localizados. [ESO/M. Kornmesser, L. Calçada]

En ocasiones, las enanas blancas pueden explotar de forma incompleta. Los científicos han bautizado este tipo de explosiones estelares recién descubiertas como «micronovas», puesto que son diminutas a escala cósmica (aunque a escala terrestre nos parezcan enormes). Un equipo de investigadores ha presentado sus observaciones en un artículo publicado en Nature.

Las enanas blancas son remanentes estelares que pueden dar lugar a distintos tipos de explosiones. No obstante, estas requieren siempre la presencia de una estrella compañera de la que extraer material. Pueden incluso estallar como supernovas termonucleares, que brillan tanto como toda una galaxia durante un breve periodo de tiempo y tras las cuales apenas quedan restos de la estrella.

En las novas «normales», las enanas blancas también succionan material de sus compañeras, sobre todo hidrógeno. En esos casos, pueden iniciarse en toda su superficie procesos explosivos en los que el hidrógeno se fusiona para crear helio. Esas explosiones hacen que las enanas blancas brillen mucho más de lo habitual durante semanas.

Un equipo dirigido por Simone Scaringi, de la Universidad de Durham, ha descubierto que en el cosmos también se producen ese tipo de explosiones estelares a menor escala. El punto de partida sería una enana blanca que forma parte de un sistema binario. Si la enana blanca posee un campo magnético lo bastante intenso, puede atraer el material de la estrella compañera hacia sus polos magnéticos, donde ocurren explosiones termonucleares. Por tanto, en este caso, los procesos de fusión nuclear no se desencadenan en toda la superficie de la enana blanca, como en las novas. Dado que las explosiones resultantes son aproximadamente un millón de veces menos potentes que las novas, los investigadores han escogido el término «micronova» para referirse al fenómeno recién observado.

Los investigadores pudieron identificar las primeras micronovas gracias a los datos de la misión TESS (Satélite para el Sondeo de Exoplanetas en Tránsito) de la NASA y del Telescopio Muy Grande del Observatorio Austral Europeo (ESO), que les permitieron observar unos destellos brillantes en longitudes de onda visibles y de varias horas de duración. Así, Scaringi y sus colaboradores localizaron tres enanas blancas en las que se estaba produciendo una micronova. Puesto que en la literatura científica ya existen referencias a otros estallidos de corta duración relacionados con las enanas blancas, los autores intuyen que este tipo de explosiones estelares podrían darse con más frecuencia de lo que se pensaba.

Franziska Konitzer

Referencia: «Localized thermonuclear bursts from accreting magnetic white dwarfs». Simone Scaringi et al. en Nature, vol. 604, págs. 447-450, 20 de abril de 2022.

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.