Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

15 de Abril de 2019
Alzhéimer

Diagnosticar el alzhéimer a través de los ojos

Determinar el número de capilares sanguíneos que nutren la retina, así como la velocidad a la que fluye la sangre, podría ayudar a identificar a aquellas personas con mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

De igual modo que los pacientes con alzhéimer, las personas con alteraciones cognitivas leves presentan menor número de capilares y velocidad de flujo sanguíneo en la retina. Este hallazgo podría ayudar en el diagnóstico temprano de la enfermedad. [iStock/BlackJack3D]

En la lucha contra el alzhéimer, la comunidad científica centra sus esfuerzos en desarrollar fármacos capaces de frenar la perdida cognitiva. Sin embargo, el éxito de esta estrategia terapéutica depende del diagnóstico temprano de la enfermedad; pues a medida que aparecen los síntomas más graves, más difícil resulta revertir la muerte neuronal.

Ahora, mediante la novedosa técnica conocida como angiografía de retina por tomografía de coherencia óptica (OCTA, por sus siglas en inglés), Amani A. Fawzi y su equipo, de la Universidad del Noroeste de Chicago afirman poder determinar si las personas con pérdidas leves de memoria desarrollarán demencia en un futuro. El método consistiría en medir la densidad de los vasos sanguíneos de la retina, ya que, al parecer, ésta disminuiría con la enfermedad.

En el estudio, publicado por la revista Plos One, participaron 16 voluntarios sanos, 3 pacientes con alzhéimer y 13 personas en las primeras etapas del deterioro cognitivo, susceptibles de desarrollar la enfermedad. En su mayoría fueron mujeres de 73 años de edad promedio, sin problemas oculares previos, como glaucoma, degeneración macular, desprendimiento de retina o miopía.

Según las imágenes obtenidas, el estado cognitivo del sujeto podría predecirse de acuerdo con la velocidad del flujo sanguíneo y el número de capilares presentes en la retina. En concreto, los enfermos de Alzheimer presentarían menor circulación, así como densidad capilar. Alteraciones parecidas se observaron en los pacientes con amnesia leve, pero no así en el caso de los sujetos sanos.

Los autores destacan que la OCTA permite detectar estos cambios vasculares de forma no invasiva, mediante una cámara infrarroja, y evita la necesidad de usar técnicas costosas, como la resonancia magnética. Además, debido a la conexión entre el nervio óptico y el cerebro, para Fawzi y su equipo, la retina podría actuar como una suerte de espejo capaz de reflejar la neurodegeneración del encéfalo.

En un futuro, los investigadores plantean reclutar un número mayor de voluntarios a fin de realizar nuevos estudios y confirmar el hallazgo. 

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Parafoveal vessel loss and correlation between peripapillary vessel density and cognitive performance in amnesic mild cognitive impairment and early Alzheimer's Disease on optical coherence tomography angiography», de Y. S. Zhang et al., en Plos One, 14(4), publicado el 2 de abril de 2019.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.