23 de Julio de 2012
Esquizofrenia

Diagnóstico a partir de biomarcadores

El análisis de endofenotipos podría convertirse en una herramienta para el diagnóstico de la esquizofrenia.

Diagnosticar la esquizofrenia en el laboratorio podría ser factible. Investigadores de la Universidad de California en San Diego han identificado un conjunto de biomarcadores genéticos que pueden servir para entender mejor las anomalías neuronales asociadas a una enfermedad mental y así determinar su diagnóstico.

«Uno de los mayores problemas en la esquizofrenia es la ausencia de pruebas diagnósticas de laboratorio que certifiquen la enfermedad mental», explica Gregory A. Light, coordinador del trabajo. La esquizofrenia, trastorno mental sin causa identificada pero relacionada con factores hereditarios y ambientales, no cuenta con un método diagnóstico exacto, lo que complica sobremanera su diagnosis y tratamiento.  Según el responsable de la investigación: «Actualmente, los diagnósticos se basan en la habilidad del especialista clínico para hacer inferencias acerca de las experiencias internas de los pacientes.»


Indicadores precisos y estables

El equipo de Light analizó en 550 pacientes con esquizofrenia una serie de biomarcadores neurofisiológicos y neurocognitivos que pudieran aportar indicadores confiables, precisos y estables a plazo acerca de las fallas funcionales del cerebro, ya que las pruebas tradicionales no aportan indicadores de los síntomas típicos de la enfermedad.

Los datos mostraron que la mayoría de los marcadores aparecían alterados en una gran parte de los sujetos lo que, en opinión de los autores, los postula como un posible marcador diagnóstico de la enfermedad.

Más información en PloS One

Fuentes: Universidad de California / psiquiatria.com

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.