Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

8 de Enero de 2020
Comunicación

Dime cómo te expresas y te diré quién es tu amigo

La similitud en el estilo lingüístico aumenta la probabilidad de que se creen lazos de amistad; también de que esa semejanza crezca con el tiempo.

La manera de expresarse influye a la hora de entablar una amistad. [iStock/ Nemke]

Entre las personas con un estilo de lenguaje parecido suele surgir antes el sentimiento de amistad que entre otras que no coinciden en su manera de expresarse. A esta conclusión han llegado Balazs Kovacs y Adam Kleinbaum, de la Universidad Yale y del Darmouth College, respectivamente, según publican en Psychological Science.

En un primer estudio, los investigadores examinaron los textos escritos por 285 estudiantes noveles que iniciaban sus estudios en universidades privadas de Estados Unidos. Se sirvieron para ello del programa de ordenador Linguistic Inquiry and Word Count (LIWC), el cual permite calcular el uso que las personas hacen de diferentes categorías de palabras a partir de una gran diversidad de textos. Por ejemplo, analizaron el uso que hacían los participantes de la primera persona en singular («yo») y de la tercera persona en singular («él» o «ella»). Constataron que a partir de un estilo lingüístico similar podían prever qué estudiantes acabarían siendo amigos y mantendrían esa amistad a lo largo del curso. También comprobaron que su manera de expresarse se parecía cada vez más. Todo ello con independencia del sexo, la nacionalidad, la lengua materna o los rasgos de personalidad de los participantes.

Una estrategia social

En un segundo trabajo, los autores llevaron a cabo un análisis lingüístico de 1,7 millones reseñas de negocio que cerca de 160.000 usuarios habían introducido en la página web para empresas Yelp. De nuevo, la comparación con los contactos en las redes digitales mostró que cuanto más se asemejaba la manera de expresarse de los participantes, más probable era que mantuvieran una relación de amistad. Y cuanto más duraba ese vínculo, más se parecía su estilo lingüístico.

Las personas se imitan unas a otras porque quieren sentirse parte de un grupo, indican los autores. También sospechan que, en un futuro, las semejanzas lingüísticas ganarán en importancia, ya que los textos escritos desempeñarán un mayor papel en la comunicación. Un código lingüístico común podría, además, ejercer una función en las llamadas cámaras de eco, es decir, en las web en las que las personas afines comparten los textos. Ello no solo fomenta opiniones similares, sino también un lenguaje común.

Christiane Gelitz

Referencia: «Language-style similarity and social networks». Balazs Kovacs y Adam M. Kleinbaum, publicado en línea en Psychological Science el 26 de diciembre de 2019.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.