25 de Junio de 2021
Vida extraterrestre

Dos mil estrellas desde las que se podría vislumbrar la Tierra

Los científicos que buscan vida extraterrestre tal vez deberían centrarse en las estrellas y sistemas planetarios desde donde se podría detectar el tránsito de la Tierra por delante del Sol.

La Tierra vista desde la Luna, en una imagen tomada el 24 de diciembre de 1968 por la tripulación de la nave Apolo 8. Un nuevo estudio ha identificado 2000 estrellas desde donde podría detectarse la Tierra (ya sea en el pasado reciente o en un futuro próximo) mediante el método del tránsito, el mismo que utilizan los astrónomos para descubrir exoplanetas. [William Anders/NASA]

Los astrónomos han determinado más de 2000 estrellas desde las que (en el pasado reciente o en futuro no muy lejano) sería posible detectar cómo la Tierra pasa por delante del Sol.

Si algún planeta en órbita alrededor de esas estrellas albergase una civilización extraterrestre con un desarrollo tecnológico similar —al menos— al de nuestra propia especie, en teoría serían capaces de localizarnos. Incluso podrían haber observado cómo ha aumentado el dióxido de carbono en nuestra atmósfera a lo largo de los últimos cientos de años, desde la Revolución Industrial.

El trabajo, que se ha publicado esta semana en Nature, plantea una nueva forma de pensar en la búsqueda de vida extraterrestre, señala Lisa Kaltenegger, astrónoma de la Universidad Cornell que dirigió el análisis. «¿Quién tiene un asiento cósmico de primera fila para vernos?», se pregunta. «¿Para quiénes seríamos nosotros los alienígenas

Según los científicos, buscar a esos extraterrestres sería la opción más natural, dado que quizá ya hayan tenido la oportunidad de vernos y, en consecuencia, podrían estar preparados para recibir comunicaciones desde la Tierra.

El movimiento de las estrellas

Aunque otros estudios anteriores ya habían abordado la misma cuestión, este es el primero que considera el movimiento de las estrellas con el tiempo, ya que los astros pueden entrar o salir de la estrecha franja del cielo que se encuentra alineada con la Tierra y el Sol. Con esa información, los científicos pudieron determinar desde dónde ha sido visible la Tierra durante los últimos 5000 años de nuestra civilización, y también predecir desde dónde podrá distinguirse en los próximos 5000 años.

De este modo, el estudio amplía las ideas de los astrónomos sobre qué estrellas tienen «más probabilidades que la media de descubrir y caracterizar la Tierra», comenta Sofia Sheikh, astrobióloga del Centro de Investigación SETI de Berkeley, en California.

El descubrimiento ha sido posible gracias al observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea y a su mapa tridimensional de las estrellas de la Vía Láctea, el más completo trazado hasta la fecha. En colaboración con Jackie Faherty, astrónoma del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, Kaltenegger analizó el mapa de Gaia para ver qué estrellas han estado, o estarán, en una posición tal que la Tierra se interponga brevemente entre ellas y nuestro Sol.

La mayor parte del firmamento está contenido en otros planos distintos al de nuestro sistema solar, así que solo hay una pequeña franja donde eso es posible, apunta Kaltenegger. De las más de 330.000 estrellas del catálogo de Gaia que están a menos de 100 parsecs de la Tierra, solo 2043 poseen unas condiciones de observación idóneas.

De ellas, 1715 se encuentran en posiciones adecuadas para haber visto la Tierra en los últimos 5000 años, mientras que otras 319 alcanzarán puntos de observación en los próximos 5000 años. En 7 de esas 2034 estrellas ya hemos descubierto exoplanetas, pero es probable que muchas más tengan mundos en órbita, algunos de los cuales podrían ser aptos para la vida.

Datos de 4 de las 7 estrellas con exoplanetas conocidos desde donde se podría detectar la Tierra. Se indica el comienzo, el final y la duración del período en el que esa detección sería posible. [<a href="https://doi.org/10.1038%2Fs41586-021-03596-y">Lisa Kaltenegger y ‪Jacqueline K. Faherty/<em>Nature</em></a>]

El método asumido para espiar la Tierra desde otros lugares de la galaxia es el mismo que han empleado los astrónomos terrestres para descubrir miles de exoplanetas: detectar la atenuación leve y periódica que experimenta el brillo de una estrella lejana cuando un planeta en órbita pasa por delante de ella.

Buenos objetivos extraterrestres

Armados con los resultados del nuevo estudio, los astrónomos que buscan vida extraterrestre podrán centrarse en las estrellas y sistemas planetarios que tienen vistas a la Tierra y, por lo tanto, podrían estar esperando ya noticias nuestras. «Cuando uno está cazando, ayuda mucho saber dónde está la presa», comenta Seth Shostak, astrónomo del Instituto SETI.

De entre esas estrellas, los autores identificaron 75 que están lo bastante cerca (a menos de 30 parsecs) como para que las ondas de radio de la Tierra ya hayan llegado allí desde que los humanos empezamos a producirlas. Según Kaltenegger, esas estrellas constituirían objetivos especialmente buenos, puesto que los extraterrestres ya podrían habernos visto y oído.

Pero otras estrellas adquieren un nuevo protagonismo. Por ejemplo, los astrónomos conocen siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de la estrella TRAPPIST-1, situada a 12 parsecs de la Tierra. TRAPPIST-1 estará en condiciones de ver la Tierra como planeta en tránsito en el año 3663, de acuerdo con los autores del estudio.

Los astrónomos y los escritores de ciencia ficción han subrayado que las civilizaciones podrían poner de manifiesto su existencia construyendo «megaestructuras» artificiales que pasaran por delante de sus estrellas, atenuando brevemente su luz de una forma característica.

Tal vez, sostienen algunos, la humanidad debería planificar con antelación el momento en que los ojos del sistema TRAPPIST-1 podrían dirigirse hacia nosotros. «Tal vez deberíamos pensar en instalar una megaestructura que transite por delante del Sol, para que pudieran observarla», concluye René Heller, astrofísico del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar de Gotinga.

Alexandra Witze/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Past, present and future stars that can see Earth as a transiting exoplanet», Lisa Kaltenegger y ‪Jacqueline K. Faherty en Nature, vol. 594, págs. 505–507, 24 de junio de 2021. 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.