29 de Junio de 2010
Lactancia materna

Drogas y medicamentos, de la madre al bebé

Un estudio ha revisado los métodos de detección de fármacos y drogas en la leche materna, sus efectos adversos y las recomendaciones que deben seguir los progenitores.

Un estudio ha revisado los métodos de detección de fármacos y drogas en la leche materna, sus efectos adversos y las recomendaciones que deben seguir los progenitores. A tenor de los resultados, se aconseja evitar el consumo de drogas de abuso durante la lactancia porque pueden pasar directamente al recién nacido, recomendación que se extiende a la época prenatal (las sustancias pasan por vía placentaria al feto) y postnatal (por el ambiente).

 

   Para los análisis el equipo tomó como referencia la ingestión media diaria del lactante, unos 150 mililitros de leche por kilo de peso. Las recomendaciones se detallan para cada sustancia, y se toman como referencia los consejos de la Academia Americana de Pediatría.

 

   Los lactantes de madres fumadores suelen sufrir más cólicos y son más propensos a las infecciones respiratorias. La cafeína (presente en el café, el té, los refrescos de cola y medicamentos) puede causar en el bebé irritabilidad e insomnio.

   
Respecto al alcohol, algunas investigaciones apuntan daños en el desarrollo motor del lactante, así como cambios en los patrones de sueño, reducción de las tomas y posibilidad de hipoglucemia.

 

   El consejo para las mujeres alcohólicas es dar el biberón. El cannabis, que se trasmite por la leche materna y por el humo, puede causar en los lactantes sedación, letargo, debilidad y hábitos alimenticios deficientes; se desconocen sus riesgos a largo plazo.

 

   La cocaína esta totalmente desaconsejada durante la lactancia. Tampoco se recomienda la lactancia si la madre toma anfetaminas (en los bebés pueden causar agitación, llanto o falta de sueño) o heroína (se excreta a la leche en cantidades suficientes como para causar adicción al bebé).

 

   Otros opiodes usados como medicamentos (morfina, meperidina o codeína) se excretan a la leche en cantidades mínimas y son compatibles con la lactancia. También lo son, en dosis controladas, las benzondiazepinas, el fármaco más prescrito a las mujeres durante el embarazo y el postparto.

 

Más información en Analytical and Bioanalytical Chemistry

Fuente: SINC

Foto: Liga de la leche de Cataluña

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.