Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 05/06/2018

Astrofísica

Dunas de metano

Las ha descubierto el análisis de las imágenes de Plutón tomadas en 2015 por la sonda New Horizons.

Science

Menear

Donde la planicie Sputnik de Plutón toca los montes de Al-Idrisi, de cinco mil metros de altura, se forman dunas de metano [NASA/Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins/Instituto de Investigaciones del Sudoeste].

También te puede interesar

El nuevo sistema solar El nuevo sistema solar Abr/Jun 2017 Nº 88

Nuestra imagen del sistema solar ha sufrido un cambio considerable en los últimos años. Misiones como Cassini-Huygens, MSL, New Horizons o Rosetta han obtenido infinidad de detalles sobre numerosos mundos, desde Saturno y sus sorprendentes lunas hasta Marte o Plutón. Se han descubierto nuevos objetos más allá de Neptuno, el pasado de nuestro sistema planetario se ha revelado mucho más tumultuoso de lo que se pensaba y el hallazgo de miles de exoplanetas ha mostrado que, contra todo pronóstico, nuestro pequeño entorno galáctico parece ser excepcional en muchos aspectos. Este monográfico te presenta el estado actual de una de las exploraciones científicas que más han fascinado siempre a la humanidad.

Más información

Se extienden, espaciadas de modo regular, a lo largo de casi 75 kilómetros por donde la helada llanura Sputnik linda con las laderas de una cadena montañosa. Sin duda, no están hechas de arena. Lo más probable es que sus granos sean de metano helado, con un diámetro de entre 200 y 300 micrómetros, como el de los granos de arena, eso sí.

Lo afirman en Science los geógrafos, físicos y planetólogos de una colaboración internacional. Se basan en el análisis de imágenes tomadas en julio de 2015 por la sonda New Horizons, de la NASA.

Plutón se añade así al grupo, que empieza a no ser tan pequeño, de objetos del sistema solar donde se han visto dunas: la Tierra, Marte, Venus, Titán (satélite de Saturno) e incluso, quizá, el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

El problema es que la atmósfera del planeta enano es muy poco densa: la presión es del orden de un pascal, es decir, cien mil veces inferior a la terrestre al nivel del mar. ¿Cómo es posible que se muevan sedimentos en esas condiciones, pese a que los vientos de Plutón llegan a soplar a 30 o 40 kilómetros por hora? Según los cálculos, no bastan para levantar granos sólidos del suelo pese a que la gravedad es muy inferior a la terrestre, pero gracias a esa debilidad gravitatoria sí pueden transportarlos por el aire.

Los investigadores creen que los granos de metano se levantan del suelo como consecuencia de un proceso de sublimación: la conversión directa del nitrógeno sólido del terreno en gaseoso arrastraría hacia arriba a las partículas. Parecerá extraño recurrir a algo así como explicación, pero no tiene nada de raro si se toman en cuenta las peculiares circunstancias de esas regiones del sistema solar tan lejanas. Allí, en un ámbito apenas explorado todavía, dominan los planetas enanos y los objetos de formas irregulares del cinturón de Kuiper, cuyas superficies son ricas en hielos volátiles de nitrógeno, metano, amoniaco y dióxido de carbono.

«Sabíamos que todo cuerpo celeste del sistema solar con atmósfera y con una superficie sólida podía tener dunas, pero no qué nos íbamos a encontrar en Plutón», según  explica Matt Telfer, de la Universidad de Plymouth y autor principal del artículo. «Ahora descubrimos que incluso con una atmósfera sumamente enrarecida y una temperatura de la superficie en torno a los 230 grados bajo cero, como en ese planeta enano, su formación es posible».

Los autores plantean también la hipótesis de que la morfología no perturbada de las dunas y su relación con el hielo que tienen debajo indiquen que es probable que se formasen en los últimos 500.000 años, e incluso mucho más recientemente. Quieren ahora continuar sus investigaciones y profundizar en la historia de las dunas de Plutón por medio de simulaciones por ordenador, que permitirán conocer mejor el papel desempeñado por el viento en la geología del planeta enano.

Le Scienze

Artículo traducido y adaptado por Investigación Ciencia con permiso de Le Scienze.

«Dunes on Pluto», de Matt W. Telfer et al en Science, 1 de junio de 2018:
Vol. 360, núm. 6392, págs. 992-997.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas