Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

15 de Noviembre de 2017
Psiquiatría

El apego a los peluches como factor diagnóstico

La relación emocional con los muñecos de peluche revelan los miedos de apego y la depresión que presentan pacientes adultos con trastorno límite de la personalidad.

El apego emocional a los animales de peluche puede ser un indicador para el diagnóstico del trastorno límite de la personalidad en personas adultas. [iStock/ poppistock]

Los animales de peluche tienen un efecto protector y al mismo tiempo beneficioso: proporcionan calidez, consuelo y cercanía. Y no solo a los niños. Científicos del Hospital Universitario de Ulm han descubierto que los pacientes con trastorno límite de la personalidad también crean un vínculo emocional intenso con los peluches. Al parecer, estos muñecos benefician su habilidad para regular los sentimientos y las emociones. El hallazgo se publica en la revista Scientific Reports

Desde hace algún tiempo, la práctica clínica cotidiana ha revelado que los pacientes que tienen uno o más muñecos de felpa en su habitación sufren con frecuencia un trastorno límite de la personalidad. Durante el día ayudan a los afectados a tranquilizarse; de noche, a dormirse. Como sucede con los niños pequeños. «Si un adulto no puede separarse de su peluche porque este tiene un significado emocional importante para él, ello es un indicio de que existen déficits en el proceso de las emociones y un apego inseguro», señala Calos Schönfeldt-Lecuona, uno de los autores del trabajo. Según explica, el trastorno límite de la personalidad se caracteriza por inestabilidad e impulsividad emocional, miedo al apego y, a menudo, por depresión.

Mayor actividad cerebral

Para su estudio, los investigadores examinaron, mediante electroencefalografía, la actividad cerebral de 16 mujeres con trastorno límite de la personalidad. Les mostraron imágenes de su peluche, de objetos familiares o de otros que les eran desconocidos (imágenes neutras). Después, compararon los resultados con los de sujetos sin el trastorno (grupo de control). Hallaron que las áreas cerebrales relacionadas con el procesamiento de las emociones propias manifestaban una mayor actividad en las pacientes. Esa respuesta cerebral se mostraba más intensa cuanto mayor era la depresión y el miedo de perder a una persona de referencia querida.

Una relación emocional estrecha hacia los peluches puede ser un indicio importante para el diagnóstico del trastorno límite de la personalidad, concluyen los investigadores. El conocimiento de estas relaciones también puede ayudar a determinar el éxito de un tratamiento psicoterapéutico o farmacológico. Por ejemplo, si el paciente manifiesta un menor apego hacia su peluche que antes, señal de que procesa mejor las emociones y crea lazos más fuertes con las personas. No obstante, se requieren más estudios para confirmar estos resultados.

Daniel Lingenhöhl/ Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Brain activity to transitonial objects in patients with borderline personality disorder». Markus Kiefer et al. en Scientific Reports, publicado en línea el 13 de octubre de 2017.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.