9 de Agosto de 2021
Cambio climático

El calentamiento global hará que las olas de calor batan récords por mucho más margen

Según los modelos por ordenador, con el calentamiento global las olas de calor se comportan de forma diferente: los récords de temperatura pueden superar los anteriores por un margen mayor que antes. La razón no está tanto en el nivel del calentamiento como en su velocidad.

El instrumento ECOSTRESS de la NASA, a bordo de la estación espacial, medía las temperaturas del suelo de California el 8 de julio de 2021 a las 7:16 de la mañana. Las zonas rojas estaban ya a esa hora por encima de los 30 grados, temperatura muy superior a la media (el 9 de julio se registró en el Valle de la Muerte una temperatura muy cercana al récord absoluto que se midió allí) [NASA/JPL-Caltech].

El mayor problema del cambio climático no estriba en que la Tierra se vuelva más cálida, sino en lo deprisa que lo hace. Un ejemplo de este principio lo ofrece ahora una investigación sobre las más extremas de las olas de calor extremas, aquellas que no solo superan el récord anterior, sino que los «destrozan», la palabra que emplean los autores mismos del estudio, los climatólogos Eric Fischer, Sebastian Sippel y Reto Knutti, de ETH Zúrich. Según el análisis que han publicado en Nature Climate Change, la probabilidad de que haya olas de calor como la reciente de Norteamérica, que batan el récord anterior con un margen de incluso cinco grados, aumentará a medida que aumente la temperatura global y dependerá del ritmo a que ese aumento se produzca.

Según la situación hipotética RCP8.5, con elevadas emisiones de gases de invernadero, la probabilidad de que una ola de calor supere el récord anterior (no el valor medio) en al menos dos desviaciones estándar se multiplicaría para 2050 por cuatro. En Europa central una desviación estándar corresponde a entre 1,2 y 1,4 grados, explica el coautor Eric Fischer. La ola de calor de 2003, por ejemplo, que mató a más de 70.000 personas, fue un récord de 2,5 desviaciones estándar. Hacia 2080, la probabilidad de que se produzca un récord de dos desviaciones estándar en alguna parte dentro de las latitudes templadas del hemisferio norte sería para cualquier año de un 50 por ciento, según el pronóstico del equipo.

El punto decisivo es que sucesos así, de esa potencialidad catastrófica, sucesos que sin el cambio climático serían imposibles, se comportan de forma diferente a una ola de calor normal. Con el cambio climático las temperaturas suben en general más frecuentemente porque el mundo entero es más cálido. Por ejemplo, una ola de calor que se produzca por lo normal solo cada mil años, con una temperatura global mayor en un grado se producirá, en cambio, cada cien años. Un nuevo récord superará al viejo, sin embargo, las más de las veces por un pequeño margen, digamos que como sucede en los deportes. Pero con temperaturas más altas a las que se llegue deprisa los récords de temperatura se vuelven más frecuentes y por mayor margen porque muchos de los viejos récords procederán de un período de referencia claramente más frío; sin embargo, si las temperaturas medias fuesen constantes, si al final permaneciesen en un mismo valor aunque más alto, los récords irían siendo con el tiempo más raros.

Nosotros vivimos en un mundo que se está calentando, así que en el futuro habrá más récords. Muchos especialistas se temen tras el extremo calor en Norteamérica que las olas de calor se portan de una forma diferente en un mundo más caliente y que va a resultar más difícil prever su magnitud. El trabajo de los tres investigadores suizos parece que respalda esta hipótesis. Unas temperaturas tan altas que superen con mucho el récord anterior serán mucho más habituales si las temperaturas medias globales suben rápidamente. Los tres investigadores lo demuestran al formular su descripción matemática de la probabilidad de récords de temperatura de modo que describa también la diferencia con los récords precedentes. Obtienen el resultado con un conjunto de modelos climáticos y valores iniciales; resulta que la probabilidad de los sucesos que superan con un determinado margen récords anteriores es tanto mayor cuanto más deprisa se calienta la Tierra.

Mientras que las olas de calor normales también tienen consecuencias, estas pueden ser más catastróficas cuando un récord anterior se supera con un margen grande. Las sociedades tienden a orientarse tomando como referencia de suceso extremo el máximo valor histórico conocido. Tiene sentido, qué duda cabe, cuando este solo se puede superar por poco; los episodios que vayan mucho más allá del récord conocido no estarán cubiertos por las medidas adoptadas tomando a este como referencia. En los decenios pasados, la velocidad a la que se ha estado produciendo el ascenso global de las temperaturas significa que ese efecto ya se está produciendo. Los resultados de Fischer, Sippel y Knutti establecen que es mejor irse preparando ya para olas de calor que serán mucho peores que las que hoy parecen verosímiles.

Hasta ahora, no está claro si el mismo principio vale para otros sucesos extremos, como unas precipitaciones especialmente intensas. Depende entre otras cosas de si estos se comportan estadísticamente de modo parecido a las temperaturas. «Fundamentalmente, las conclusiones valen también en primera aproximación para los extremos de las precipitaciones», dice Eric Fischer. La gran amplitud de las variaciones de las precipitaciones desempeñan un papel principal. «A menudo, entre 70 y 100 años es un plazo de tiempo demasiado corto para evaluar con exactitud un suceso que ocurre cada mil años y por eso a menudo la variabilidad de los récords nos asombra». Es decir, a causa de la gran amplitud de las oscilaciones no está claro si los récords anteriores van a ser «destrozados» o si caerán dentro de los márgenes de los récords normales.

 Lars Fischer

Referencia: «Increasing probability of record-shattering climate extremes», de E. M. Fischer, S. Sippel y R. Knutti, en Nature Climate Change, volumen 11páginas 689–695 (2021).

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.