Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

24 de Abril de 2019
Neurociencia

El cerebro de los invidentes agudiza el sentido de la audición

La corteza cerebral de las personas ciegas presenta una mayor capacidad para diferenciar la frecuencia auditiva.

La corteza auditiva de las personas invidentes se adapta para suplir las carencias en el sentido de la visión. [iStock/ Silvia Jansen]

Las personas que nacen ciegas o que padecen ceguera a edad temprana suelen presentar un sentido de la audición más preciso, sobre todo, si se trata de percibir sonidos musicales o reconocer objetos que se encuentran en movimiento (imagínese que tiene que cruzar una calle llena de gente guiándose solo por el sonido). Durante décadas, los científicos se han preguntado qué cambios suceden en el cerebro de estas personas para presentar una capacidad auditiva tan refinada. Investigadores de la Universidad de Washington y de la Universidad de Oxford han identificado, mediante resonancia magnética funcional (RMf), diferencias en el cerebro de personas invidentes que podrían ser las responsables de sus habilidades auditivas. Los resultados se publican en Journal of Neuroscience.

«El estudio demuestra que en la ceguera se produce plasticidad en la corteza auditiva. Las personas ciegas necesitan extraer más información del sonido, por lo que la capacidad de dicha región aumenta», explica Ione Fine, de la Universidad de Washington y autora principal del estudio. En lugar de observar qué áreas cerebrales se encontraban más activas mientras escuchaban sonidos personas invidentes y con visión, los investigadores examinaron la sensibilidad de su cerebro ante las alteraciones sutiles en la frecuencia auditiva. Según comprobaron, los individuos ciegos mostraban una «sintonización» neural en la corteza auditiva más estrecha que los sujetos videntes ante las pequeñas diferencias en la frecuencia del sonido.

Plasticidad y adaptación cerebral

En un segundo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos examinaron el modo en que el cerebro de las personas que nacen ciegas o que pierden la capacidad de visión a edad temprana representan objetos en movimiento en el espacio. De nuevo, los participantes escucharon tonos que diferían en frecuencia auditiva, pero esta vez los tonos sonaban como si estuvieran en movimiento. El equipo comprobó que un área del cerebro llamada hMT+, responsable de rastrear los objetos visuales en movimiento, mostraba respuestas neuronales que reflejaban tanto el movimiento como la frecuencia de las señales auditivas. Ello sugiere que, en las personas ciegas, el área hMT desempeña una función análoga: realiza el seguimiento de los objetos auditivos en movimiento (como los coches o las pisadas de los peatones). Los autores sugieren que en la ceguera temprana, el cerebro «recluta» regiones visuales para resolver tareas auditivas.

«Nuestro estudio demuestra que el cerebro de los ciegos presenta una mayor capacidad para representar las frecuencias», concluye Kelly Chang, otra de las autoras del estudio. «Para una persona con visión, tener una representación precisa del sonido no es tan importante porque la vista le ayuda a reconocer los objetos, mientras que los ciegos solo tienen información auditiva. Ello da una idea de los cambios cerebrales que favorecen que las personas ciegas sean mejores a la hora de seleccionar e identificar los sonidos del entorno». Como describió uno de los participantes del estudio: «Tú ves con tus ojos, yo veo con mis oídos».

Fuente: Kim Eckart / Universidad de Washington

Referencia: «Early blindness shapes cortical representations of auditory frequency within auditory cortex», de Elizabeth Huber et al. en Journal of Neuroscience, publicado en línea el 22 de abril de 2019.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.