Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

28 de Enero de 2015
LENGUAJE

El clima influye en las lenguas

Los idiomas tonales son más comunes en las regiones con una humedad atmosférica elevada.

Las lenguas tonales (círculos rojos) son más frecuentes en las regiones húmedas de la Tierra que en las zonas secas. [Instituto Max Planck/ Roberts]

Las condiciones atmosféricas influyen en el desarrollo de las lenguas. Un equipo internacional ha hallado que los idiomas que presentan una diversidad tonal son más frecuentes en las zonas geográficas con una humedad atmosférica elevada. Por el contrario, las lenguas sin esa complejidad se dan sobre todo en regiones secas. Según los autores, una razón de ello reside en que las cuerdas vocales requieren un entorno húmedo para emitir distintos tonos con facilidad.

La altura del tono es un ingrediente importante en todas lenguas, pero en unas más que en otras. En alemán o inglés, por ejemplo, el mensaje resulta entendible incluso si un robot emite por igual, de manera monótona, las palabras. En el chino mandarín, en cambio, la entonación puede alterar el significado de la palabra. En ese idioma, ma pronunciado de manera uniforme significa «madre», mientras que la misma palabra dicha con una caída de tono inicial y un aumento posterior significa «caballo». «Solo quien es capaz de emitir el tono correcto, es capaz de expresarse en una lengua tonal», señala Seán G. Roberts, del Instituto Max Planck para psicolingüística en Nijmegen y uno de los autores.

Cuerdas vocales más flexibles

Para la investigación, los científicos han analizado la correlación entre la humedad atmosférica y las lenguas tonales a partir del estudio de 3.750 idiomas. Han constatado que en las zonas secas de Europa central no aparecen tantas lenguas tonales como en las zonas tropicales y subtropicales de Asia y África central.

Una de las razones que los autores barajan para explicar el resultado es que la humedad mantiene las cuerdas vocales más flexibles. Dicho de otra manera, en condiciones de humidificación favorable, pueden vibrar de manera suficiente y producir el tono adecuado. Por el contrario, en una región seca, una lengua tonal pasa a ser un inconveniente para sus habitantes, puesto que las cuerdas vocales pierden elasticidad.

En resumen, los investigadores sospechan que a lo largo de la evolución se han desarrollado menos lenguas tonales en las regiones secas del planeta, ya que producir variantes de tono en esas condiciones resulta más difícil y puede llevar a malentendidos entre los hablantes. Ahora bien, tampoco descartan la posibilidad de que algunas lenguas hayan podido heredar su diversidad de tonos a partir del contacto con otros idiomas.

Más información en PNAS

Fuente: Instituto Max Planck

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.