Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

13 de Enero de 2021
Fisiología

El deporte en ambientes fríos favorece la quema de grasas

Cuando se practica ejercicio intenso al aire libre, incluso en la escarcha o la nieve, los depósitos de grasa se disuelven más rápido que en el gimnasio.

El entrenamiento en el frío parece aumentar la oxidación de lípidos, pero no de forma duradera. [iStock/ Lorado]

La escarcha y la nieve no incrementan precisamente el deseo de hacer ejercicio al aire libre. Pero si su objetivo es reducir los depósitos de grasa, eso es exactamente lo que debe hacer. A esta conclusión han llegado Stephanie Munten, de la Universidad Laurentian, en Canadá, y su equipo, según se publica en Journal of Applied Physiology. No obstante, en la investigación solo participaron 11 personas, todas ellas con sobrepeso.

Para el estudio, los participantes tuvieron que efectuar una serie de sesiones de entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés) a diferentes temperaturas. A los cero grados centígrados, la quema de grasas aumentó más del triple en comparación con el ejercicio a 21 grados. En condiciones de gasto de energía equiparable, el entrenamiento demostró tasas más altas de oxidación de lípidos durante el ejercicio en el frío.

Sin embargo, esta ventaja no resultó duradera. A la mañana siguiente, los experimentadores sirvieron a los participantes un desayuno rico en grasas. A continuación, tomaron muestras de sangre de los sujetos para comprobar su nivel de insulina, glucosa y triglicéridos. Las tasas de oxidación de lípidos que obtuvieron no mostraban valores diferentes entre el entrenamiento en uno u otro ambiente. Además, los niveles de glucosa resultaron más favorables en las personas que, tras el desayuno, habían practicado ejercicio a 21 grados de temperatura. Así pues, el entrenamiento a bajas temperaturas solo influyó de manera marginal en el metabolismo lipídico posprandial (después de la comida). En palabras de los autores, «el HIIT en un ambiente frío parecía ser menos favorable para las respuestas de lípidos y glucemia posprandiales».

Con todo, debido a la reducida muestra de participantes y al limitado número de intervalos de entrenamiento, estos resultados deben tomarse con cautela y no permiten extraer conclusiones generales. Ahora bien, se sabe que el HIIT promueve la pérdida de grasa. Además, es probable que muchos atletas coincidan en que el entrenamiento en el frío resulta más agotador.

Daniel Lingenhöhl

Referencia: «High-intensity interval exercise in the cold regulates acute and postprandial metabolism». Stephanie Munten et al., publicado en línea en Journal of Applied Physiology, el 3 de diciembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.