Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

31 de Enero de 2018
Neurociencia

El escáner cerebral revela las relaciones amistosas

El cerebro influye con quién entablamos amistad más de lo que se pensaba hasta ahora.

El cerebro de las personas que mantienen una amistad reacciona de manera similar. [iStock/ massimofusar]

Las personas con las que mantenemos una amistad suelen parecerse a nosotros en ciertos aspectos: preferimos relacionarnos con individuos que tienen más o menos la misma edad que nosotros y que son del mismo sexo; también factores demográficos como la educación y el lugar de residencia desempeñan un papel importante en el asunto, según demuestran los estudios sociológicos y psicológicos.

Pero las similitudes, al parecer, van más allá. Un equipo dirigido por Carolyn Parkinson, de la Universidad de California en Los Ángeles, ha comprobado  en una investigación con universitarios que la actividad de sus cerebros se parece más cuando existe un lazo de amistad entre ellos, informan en la revista Nature Communications.

Respuesta neuronal semejante

Los investigadores evaluaron la relación de amistad de 279 universitarios a través encuestas en línea. A continuación, mostraron 14 videos de varios minutos de duración a 42 de los estudiantes a la vez que registraban, mediante resonancia magnética funcional, la actividad de 80 áreas cerebrales. Los neurocientíficos compararon el orden en el que se habían activado las respectivas áreas cerebrales y analizaron la tendencia estadística de los datos.

Descubrieron que los cerebros de los amigos y de los amigos de los amigos reaccionaban de manera similar ante la misma filmación. Cuanto mayor era la distancia de dos personas dentro de la red social, menos pronunciado era el efeccto. Este aparecía sobre todo en las áreas que los científicos asocian con las reacciones emocionales, la dirección de nuestra atención y las conclusiones lógicas.

Según concluyen los autores, los amigos no solo muestran semejanzas en relación con los factores sociales, sino también en la actividad de su cerebro. Dicho de otro modo, percibimos el mundo de manera similar a las personas que conforman nuestro entorno social inmediato. El equipo incluso logró desarrollar una herramienta de predicción a partir de los datos de los universitarios investigados: al comparar imágenes de escáner cerebral, pudieron predecir con cierta fiabilidad si dos sujetos eran amigos entre sí.

Robert Gast / Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Similar neural responses predict friendship». C. Parkinson, A. M. Kleinbaum y T. Wheathey en Nature Communications, publicado en línea el 30 de enero de 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.