4 de Enero de 2017
Astronáutica

El estallido del cohete de SpaceX

El 1 de septiembre de 2016 explotó un Falcon 9 por unos defectos en el tanque de helio.

Un cohete del fabricante privado SpaceX estalló en septiembre. Ahora se sabe la razón [SpaceX/Sterne und Wissenschaft].

Cuatro meses después de que estallase en la rampa de lanzamiento un cohete Falcon 9 mientras se le cargaba de combustible, la empresa astronáutica SpaceX va a reanudar los vuelos de ese sistema parcialmente reutilizable. Una vez descubierta la causa del accidente, van a modificar la manera de proceder con los depósitos del cohete para impedir un incidente parecido en el futuro. Según el equipo de investigadores, estalló un tanque de helio a alta presión instalado en el interior del tanque del oxígeno líquido (durante el vuelo sustituye con helio al combustible consumido). El oxígeno, líquido o sólido pero sumamente frío, se acumulaba en los resquicios existentes entre las capas exteriores del tanque. Cabe suponer que la fricción o las fibras de carbono hiceron que detonase y que entonces explotó la carcasa del tanque.

Se podría, sin embargo, evitar que el oxígeno se acumulase entre las capas del tanque rellenándolo con helio a una temperatura algo más alta y volviendo a un procedimiento de carga de combustible más antiguo y probado. Además, SpaceX ha reelaborado, según indica la propia compañía, los tanques de helio de modo que no queden resquicios entre sus capas. Se considera que unas temperaturas extremadamente bajas del combustible son una condición básica para la reutilización duradera, pero la técnica necesaria ya había dado problemas antes. El próximo lanzamiento del Falcon 9 será el 9 de enero; pondrá en órbita un satélite de comunicaciones.

Más información en SpaceX

Fuente: spektrum.de/Lars Fischer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.