8 de Diciembre de 2022
Psicología

El estrés cotidiano disminuye con la edad

A medida que envejecemos, nuestra capacidad para hacer frente a las experiencias estresantes del día a día aumenta, y aprendemos a regular mejor nuestras emociones.

Los adultos mayores reaccionan menos emocionalmente al estrés diario cuando se produce. [MIXMEDIA/ISTOCK]

Al envejecer, nuestro papel en la sociedad, así como nuestros deseos y motivaciones, cambian. Cuando son preguntadas, las personas mayores afirman querer maximizar y disfrutar del tiempo que les queda por vivir. Con el paso de la edad, nuestras respuestas emocionales a los acontecimientos vitales estresantes parecen disminuir, lo que predice la salud y el bienestar emocional posterior, incluidas enfermedades crónicas e incluso la mortalidad.

En este sentido, un nuevo estudio longitudinal, realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania y publicado en la revista Developmental Psychology, muestra que el número de factores estresantes diarios y la reactividad de las personas a los mismos disminuyen con la edad. Los autores de la investigación recopilaron datos exhaustivos sobre la vida cotidiana de más de 40.000 días en la vida de más de 3.000 adultos a lo largo de 20 años, desde 1995. Los encuestados tenían entre 22 y 77 años cuando comenzaron los sondeos.

Los autores del estudio observaron una disminución de los efectos del estrés cotidiano, tanto en el número de factores estresantes diarios que declaraban las personas como en su reactividad emocional ante ellos. Los adultos más jóvenes (menos de 30 años) registraron los niveles más altos de exposición a estresores y de reactividad, pero su perfil de estrés mejoró con la edad. Por ejemplo, las personas de 25 años declaraban sufrir estrés casi el 50 por ciento de los días, mientras que las personas de 70 años solo lo hacían el 30 por ciento de los días. Además de la reducción del número de factores estresantes, los investigadores también hallaron que, a medida que las personas envejecen, reaccionan menos emocionalmente a los estresores diarios cuando se producen.

Los resultados de la investigación parecen confirmar que envejecer de los 25 a los 65 años es muy diferente a envejecer de los 65 a los 95 años. Con el tiempo, aumenta nuestra capacidad para manejar las emociones de forma apropiada y aprendemos a afrontar mejor las experiencias vitales estresantes, lo que genera un impacto positivo en la salud y el bienestar psicológico.

Unai Aso Poza

 

Referencia: «Longitudinal change in daily stress across 20 years of adulthood: Results from the national study of daily experiences». D. M. Almeida et al. en Developmental psychology, 2022.

Contenidos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.