13 de Abril de 2022
calentamiento global

El metano atmosférico registra su mayor aumento

El incremento de la concentración de metano en la atmósfera ha batido un récord por segundo año consecutivo.

Quema de gases en una explotación petrolífera. Por causas que todavía están por dilucidar, la concentración atmosférica de metano está aumentando a un ritmo acelerado desde 2007. Existen fuentes de metano tanto naturales como artificiales, pero algunos expertos señalan las fugas de gas natural como principal causa de su acusado incremento. [lanolan/iStock]

En 2021, la concentración atmosférica de metano, el segundo de los principales gases que contribuyen al efecto invernadero, aumentó 17 ppmm (partes por mil millones). Se trata del mayor incremento observado desde que comenzaron los registros en 1983, según informa la Administración Nacional de la Atmósfera y el Océano estadounidense, a partir del análisis de los datos que obtuvo el año pasado en el Observatorio de Mauna Loa, en Hawái.

Ya en 2020, el aumento de la concentración de metano había alcanzado un valor nunca registrado hasta entonces. La observación de unos incrementos tan significativos en dos años consecutivos demuestra que la concentración del gas está creciendo de forma acelerada, al igual que la de CO2. Situada actualmente en 1896 ppmm, la concentración de metano supera más de dos veces y media los niveles preindustriales.

El metano, si bien ejerce un efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono, se descompone químicamente con relativa rapidez. Por eso se considera uno de los denominados «contaminantes climáticos de corta duración», entre los que también se incluyen los óxidos de nitrógeno y los hidrocarburos halogenados. Se trata de un conjunto de moléculas cuyo efecto de calentamiento cesa tan pronto como se dejan de producir en grandes cantidades.

A largo plazo, por tanto, la influencia del metano en el clima es menor que la del dióxido de carbono. En cambio, debido a que su efecto invernadero es mucho más intenso, sí tiene una importante repercusión en el calentamiento a corto plazo. Por ejemplo, se piensa que el calentamiento global puede liberar metano del permafrost ártico y desencadenar un círculo vicioso en el que se retroalimenten el aumento de la temperatura y la liberación del gas.

Todavía no se ha aclarado de forma concluyente por qué la concentración atmosférica de metano está aumentando de un modo tan acusado. En torno al cambio de milenio, los valores se mantuvieron estables durante una década, pero a partir de 2007 comenzaron a dispararse.

La procedencia del gas adicional es objeto de debate. Demostrar con certeza de dónde proviene entraña gran dificultad, puesto que existe un elevado número de fuentes de metano, tanto naturales como artificiales, entre ellas algunas relacionadas con la agricultura. Y las variaciones que presentan sus emisiones no son fáciles de medir. Muchos expertos sospechan que la principal causa del problema reside en las fugas que se producen durante la extracción y la distribución del gas natural, puesto que su producción ha aumentado considerablemente desde el cambio de milenio. Sin embargo, otros estudios contradicen esa hipótesis.

Lars Fischer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.