Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 29/10/2018

Sistema solar

El misterio del metano en Marte, más cerca de una solución

Un nuevo análisis podría aclarar los intrigantes cambios estacionales que experimenta este gas orgánico en el planeta vecino.

Nature News

Menear

Recreación artística del vehículo explorador Curiosity, de la NASA, explorando el suelo marciano. [NASA]

También te puede interesar

El nuevo sistema solar El nuevo sistema solar Abr/Jun 2017 Nº 88

Nuestra imagen del sistema solar ha sufrido un cambio considerable en los últimos años. Misiones como Cassini-Huygens, MSL, New Horizons o Rosetta han obtenido infinidad de detalles sobre numerosos mundos, desde Saturno y sus sorprendentes lunas hasta Marte o Plutón. Se han descubierto nuevos objetos más allá de Neptuno, el pasado de nuestro sistema planetario se ha revelado mucho más tumultuoso de lo que se pensaba y el hallazgo de miles de exoplanetas ha mostrado que, contra todo pronóstico, nuestro pequeño entorno galáctico parece ser excepcional en muchos aspectos. Este monográfico te presenta el estado actual de una de las exploraciones científicas que más han fascinado siempre a la humanidad.

Más información

El rompecabezas del metano en Marte podría resolverse pronto. Un nuevo análisis podría ayudar a explicar por qué el vehículo explorador Curiosity, de la NASA, detecta picos de este gas orgánico en la atmósfera marciana durante el verano septentrional del planeta. Según la nueva propuesta, a medida que el invierno da paso a la primavera, el calor del Sol sobre el suelo del planeta haría que el metano se filtrase desde el terreno hacia la atmósfera. La idea fue presentada hace unos días por John Moores, planetólogo de la Universidad de York en Toronto, durante una conferencia de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Americana de Astronomía.

Las mediciones de metano efectuadas por el robot Curiosity llevan años seduciendo a los investigadores. El vehículo, que en 2012 aterrizó en las proximidades del ecuador marciano, detectó primero enigmáticas concentraciones de este gas durante la primavera del hemisferio norte. A principios de este año, los científicos informaron de que los niveles atmosféricos de metano aumentaban y disminuían con el paso de las estaciones, alcanzando su máximo durante el estío septentrional.

El hallazgo de metano en Marte supone un rompecabezas ya que, en principio, las reacciones químicas deberían descomponer este gas al cabo de unos 300 años. Por tanto, su existencia en la actualidad sugiere que hay algo en el planeta rojo que aún lo genera. La fuente podría deberse a procesos geológicos, como reacciones entre ciertos tipos de roca y agua, o, más intrigante aún, a la presencia microorganismos bajo el suelo marciano. En la Tierra, la mayor parte del metano existente en la atmósfera proviene de seres vivos.

Filtraciones de gas

Hace tiempo que los investigadores se afanan por medir cualquier posible traza de metano en Marte. El gas ha sido detectado en varias ocasiones tanto por telescopios terrestres como por las distintas naves que han orbitado el planeta rojo, incluida una intensa pluma reportada en 2009. Se suponía que, al medir directamente los niveles de metano sobre el terreno, el vehículo explorador Curiosity ayudaría a resolver el rompecabezas. Pero, en lugar de eso, sus observaciones lo complicaron.

Ahora parece que la respuesta podría hallarse bajo la superficie. Moores y sus colaboradores han analizado las distintas formas en que el metano podría filtrarse desde el subsuelo hacia la atmósfera a través de grietas y fisuras. Y, según sus cálculos, sería el calentamiento del suelo lo que podría facilitar el proceso. Las estaciones en Marte son complejas, especialmente en la ubicación del Curiosity, cercana al ecuador. No obstante, los niveles más altos de metano aparecen justo después de la época más cálida del año, lo que sugiere que es el calor del subsuelo lo que facilita la liberación del gas.

Durante la conferencia, Moores adelantó que la cantidad de metano que se incorporaría de esta forma a la atmósfera marciana se halla en buen acuerdo con las mediciones del robot Curiosity. No obstante, la fuente última del gas sigue siendo un misterio, si bien el trabajo podría ayudar a explicar sus flujos y reflujos estacionales.

Próximos pasos

La idea se basa en propuestas anteriores según las cuales el metano podría estar filtrándose a la atmósfera a través de las caras de los acantilados expuestas al Sol, señala Michael Mumma, planetólogo del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA. Cuando él y sus colaboradores informaron en 2009 sobre el intenso penacho de metano, sugirieron que los poros del suelo marciano podrían abrirse en acantilados o en paredes de cráteres durante ciertas estaciones, lo que provocaría el escape del gas.

Otros hallazgos podrían sucederse en breve. Desde el pasado mes de abril, el Orbitador de Gases Traza (TGO) del programa ExoMars, una colaboración ruso-europea, ha estado buscando metano y otros gases en la atmósfera del planeta. Håkan Svedhem, científico del proyecto, dio a entender durante la conferencia que los primeros resultados de la misión se publicarían pronto.

Este orbitador mide el metano a lo largo de todo el planeta y a varias altitudes. Ello excede con mucho lo que el robot Curiosity puede detectar desde el suelo, lo que podría ayudar a zanjar el rompecabezas del metano en Marte de una vez por todas. Mumma, quien forma parte del equipo del TGO, adelantó que habría «resultados sorprendentes», aunque se negó a dar más detalles.

Alezandra Witze/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas