Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

6 de Febrero de 2020
Neurociencias

El momento del parto puede afectar el desarrollo cerebral

Un estudio en ratones muestra que el nacimiento prematuro adelanta la muerte neuronal perinatal.

El hallazgo plantea la necesidad de investigar las consecuencias de inducir el alumbramiento temprano en el desarrollo del neonato. En la imagen, representación en 3 dimensiones de neuronas interconectadas y pulsos eléctricos. [iStock/ktsimage]

Durante el desarrollo, el 50 por ciento de las neuronas perece. En la mayor parte de mamíferos, esta pérdida celular temprana, clave para la correcta maduración del cerebro, ocurre a lo largo del período perinatal, es decir el espacio de tiempo que antecede al nacimiento y finaliza después de él.

Ahora, un estudio, publicado recientemente por la revista eNeuro, concluye que el adelanto del parto también avanza la muerte neuronal. Sin embargo, retrasar el alumbramiento no retarda la desaparición de las células.

A fin de ahondar en el estudio de esta diferencia, Nancy G. Forger y su equipo, de la Universidad Estatal de Georgia, alteraron la duración de la gestación en ratones hembra. Para ello, inyectaron a los animales un fármaco inhibidor de la hormona progesterona y los receptores glucocorticoides para acortar 24 horas el embarazo; o bien les administraron progesterona con el objeto de prolongar un día más el estado de gravidez.

Asimismo, los investigadores centraron su análisis en dos zonas cerebrales concretas, la región CA1 del hipocampo y el núcleo accumbens. Ambas presentan un notable incremento de la muerte neuronal 24 horas después del nacimiento, que concluye 48 horas más tarde. Los resultados confirmaron que, dicho pico ocurre un día después del parto, tanto en las crías alumbradas antes de término como en las del grupo de control. No obstante, de acuerdo con la edad de fertilización, es decir el tiempo transcurrido desde la unión del óvulo y el espermatozoide, ello supone que en el caso de las primeras la pérdida de las neuronas sucede un día antes de lo esperado. Además, en el núcleo accumbens de estos pequeños la desaparición de las células disminuye un 33 por ciento.

De forma interesante, en las camadas alumbradas más allá de la fecha prevista, las neuronas perecieron justo tras el parto. Esto es a la misma edad de fertilización que las crías del grupo de control. Empero, aunque el nacimiento tardío no atrasó el momento de la muerte celular, sí que aumentó, en un 64 por ciento, el número de neuronas perdidas en la región CA1 del hipocampo.

Para Forger y sus colaboradores, el hallazgo sugiere que, además de los mecanismos celulares que regulan el desarrollo embrionario, el momento del parto igualmente puede influenciar no solo el momento y la magnitud de la muerte neuronal perinatal, sino también en qué regiones cerebrales ocurre. Por consiguiente, destacan la necesidad de ahondar en el estudio de las consecuencias de las prácticas obstétricas actuales en el neurodesarrollo de los bebés.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Does birth trigger cell death in the developing brain?», de A. Castillo-Ruiz et al., en eNeuro, publicado el 3 de febrero de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.