7 de Abril de 2022
Demencia

El motivo de la somnolencia en el alzhéimer

La pérdida de neuronas, no la falta de sueño, produce que las personas con la enfermedad de Alzheimer se sientan somnolientas.

Asocian la pérdida de neuronas subcorticales promotoras de la vigilia con los trastornos dle sueño en el alzhéimer. [iStock/ DGLimages]

El letargo que experimentan muchas personas con alzhéimer no se debe a la falta de descanso, sino a la degeneración de un las neuronas subcorticales promotoras de la vigilia, informan investigadores en JAMA Neurology. También confirman que la proteína tau se encuentra detrás de tal neurodegeneración. Los resultados del estudio contradicen la idea común de que los pacientes con la enfermedad de Alzheimer duermen durante el día para compensar una mala noche de sueño. Asimismo, contribuyen al desarrollo de posibles terapias que ayuden a estas personas a sentirse más despiertas.

Los investigadores examinaron los datos de pacientes del Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California en San Francisco, quienes se ofrecieron como voluntarios para que se explorara su sueño mediante electroencefalograma (EEG) y a donar el cerebro tras su fallecimiento. El análisis mediante microscopio del tejido cerebral resultó clave para responder a una pregunta que los científicos se han planteado durante años. «Pudimos demostrar lo que nuestras investigaciones anteriores habían estado apuntando: en los pacientes con alzhéimer que necesitan dormir la siesta todo el tiempo, la enfermedad ha dañado las neuronas que los mantienen despiertos», explica en un comunicado de prensa Lea Grinberg, neuropatóloga y una de las autoras principales del estudio. «No es que estos pacientes estén cansados durante el día porque no han dormido por la noche, sino que el sistema de su cerebro que los mantendría despiertos ha desaparecido», señala Grinberg.

El fenómeno contrario se produce en otras enfermedades neurodegenerativas, como es el caso de la parálisis supranuclear progresiva (PSP). Veinte personas con este trastorno participaron también en la investigación. Los pacientes con PSP presentan daños neuronales que alteran su sueño, de manera que tienen problemas para dormir.

El equipo de Grinberg desarrolló la hipótesis de que las personas con la enfermedad Alzheimer presentan problemas para mantenerse despiertos tras descubrir un conjunto de neuronas subcorticales que nos mantienen despiertos y se hallan afectadas en el alzhéimer desde el inicio, según publicaron en un estudio. «Nos podemos imaginar este sistema como una suerte de interruptor con neuronas que promueven la vigilia y otras que promueven el sueño. Cada una de ellas se encuentra vinculada a las neuronas que controlan los ritmos circadianos», informa Joseph Oh, otro de los autores de la investigación. «Con el tejido post mortem hemos podido confirmar que este interruptor, cuya existencia se conoce en animales modelo, también existe en los humanos y gobierna nuestros ciclos de sueño y vigilia».

Sistema neuronal alterado

Oh describe estas neuronas como «extremadamente inteligentes», ya que pueden producir una serie de neurotransmisores y excitar, inhibir y modular otras células nerviosas. «Se trata de un pequeño número de neuronas, pero su capacidad de cálculo resulta increíble», afirma. «Cuando estas células se ven afectadas por una enfermedad, ello puede tener un efecto enorme en el sueño». Para determinar qué contribuye a la degradación de tales neuronas en la enfermedad de Alzheimer, los investigadores examinaron el cerebro de 33 pacientes con dicha demencia, de 20 con PSP y de otros 32 voluntarios más que vivieron con un cerebro sano hasta el final de sus días.

Los científicos registraron la acumulación de las proteínas amiloide beta y tau, las cuales se asocian, por lo general, con el proceso neurodegenerativo en el alzhéimer. De hecho, la mayoría de los investigadores atribuyen los problemas de sueño a la acumulación de la proteína amiloidea. Cuando dormimos, el cerebro elimina dicha proteína que se acumula durante el día. Si no logramos caer en los brazos de Morfeo, esta se aglomera. Thomas Neylan, otro de los autores del trabajo, indica que esperaba hallar una notable acumulación de amiloide beta en el cerebro los pacientes con PSP, ya que no duermen nunca. «Pero no presentaban ninguna», destaca. «Estos hallazgos confirman que la tau es un impulsor crítico en las alteraciones del sueño.»

Este descubrimiento da un giro al paradigma del tratamiento de las personas con PSP, afirma Grinberg. «Vemos que estos pacientes no pueden dormir porque no hay nada que indique a las neuronas promotoras de la vigilia que se apaguen», aclara. «Ahora, en lugar de tratar de inducir a estas personas a dormir, la idea es apagar el sistema que las mantiene despiertas.» En la actualidad, están probando una terapia dirigida específicamente al sistema de vigilia hiperactivo. Tal enfoque contrasta con el tradicional tratamiento de ensayo y error con medicamentos para dormir. 

Si bien la PSP y el alzhéimer se encuentran en los extremos opuestos del espectro de las alteraciones del sueño, los autores esperan que la investigación conduzca a nuevas formas de tratar los trastornos del sueño relacionados con la neurodegeneración.

Fuente: UCSF

Referencia: «Subcortical neuronal correlates of sleep in neurodegenerative diseases». J. Y. Oh et al., publicado en línea en JAMA Neurology, 4 de abril de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.