5 de Diciembre de 2022
Evolución humana

El sarro prehistórico revela la evolución de nuestra dieta

El material genético bacteriano y los restos de alimentos hallados en las placas dentales de nuestros ancestros permite describir nuestros hábitos alimenticios desde el Paleolítico hasta la Edad de Cobre.

El estudio demuestra que la transición desde una dieta abundante en proteínas hacia otra más rica en carbohidratos vegetales tuvo lugar en dos fases: un cambio gradual, entre el Paleolítico y el Neolítico, y otro más drástico, entre el Neolítico y la Edad de Cobre. [Polina Rytova/Unsplash

La transición de las sociedades humanas desde los cazadores-recolectores a los primeros agricultores trajo consigo la evolución de las bacterias de la placa dental. Según informa un equipo dirigido por Andrea Quagliariello, de la Universidad de Padua, el sarro fósil permite conocer los cambios que se han producido en nuestra dieta a lo largo de los últimos 30.000 años.

En su estudio, publicado en Nature Communications, el equipo combinó el análisis del material genético bacteriano procedente del sarro de un total de 76 individuos del centro de Italia con otra serie de hallazgos. Los resultados no solo demuestran que la transición a la agricultura fue lenta, sino también que la leche era un ingrediente habitual de la dieta neolítica. Por otro lado, también se observó un aumento de los patógenos causantes de enfermedades dentales, como la caries, a lo largo del período estudiado.

A partir del material genético bacteriano extraído del sarro, el equipo identificó los microbios que formaban parte de la flora bucal. Por otro lado, los pequeños fragmentos de alimentos contenidos en el sarro aportaron información directa sobre la dieta de cada individuo. Y otros descubrimientos arqueológicos, como los restos de comida hallados en cerámica, complementaron los resultados. El equipo de Quagliariello concluye que los microbiomas orales reflejan dos transiciones en la dieta.

Las bacterias bucales de muestras del Paleolítico de hace hasta 31.000 años sugieren una dieta rica en carne, y los gránulos de almidón hallados en el sarro parecen provenir de una amplia variedad de plantas. Sin embargo, esa diversidad disminuyó de forma notoria durante el Neolítico, entre los años 8200 y 6000 a.C. Los restos de almidón permiten inferir que la raíz del nenúfar formaba parte de la alimentación durante el Paleolítico, mientras que más adelante predominaron los cereales conocidos, lo cual encaja con los indicios arqueológicos que sitúan en ese período la expansión de la agricultura. Además, las bacterias bucales del Neolítico podían metabolizar la lactosa, por lo que la leche podría haber sido un componente habitual de la dieta.

No obstante, tanto los hallazgos arqueológicos como las bacterias halladas en la placa dental indican que existió una larga transición nutricional entre el Paleolítico y el Neolítico. Durante mucho tiempo, los alimentos siguieron procediendo de diversas fuentes y se mantuvo un importante consumo de carne. Por el contrario, la segunda transición, que tuvo lugar entre finales del Neolítico y principios de la Edad de Cobre, hace unos 6000 años, fue más drástica. A partir de esa época se observa una dieta mucho más pobre en proteínas y más rica en carbohidratos de origen vegetal. Según los autores, los cambios que se produjeron en el metabolismo de las bacterias orales se asemejan a los observados en las personas veganas. Además, en ese periodo aumentan de manera significativa los grupos bacterianos asociados a enfermedades dentales y gingivales que todavía contraemos en la actualidad, como la caries o la periodontitis.

Lars Fischer

Referencia: «Ancient oral microbiomes support gradual Neolithic dietary shifts towards agriculture». Andrea Quagliariello et al. en Nature Communications, 13, art. 6927, 22 de noviembre de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.