2 de Julio de 2021
ECOLOGÍA

El ser humano empezó a modificar los ecosistemas mucho antes de la era industrial

Un análisis de los registros de polen fósil revela una aceleración de los cambios en la vegetación hace entre 3000 y 4000 años.

La aparición de la agricultura provocó cambios significativos en los ecosistemas y la vegetación a escala mundial. [iStock-fotoVoyager]

El Último Máximo Glacial tuvo lugar hace entre 23.000 y 19.000 años. A él le siguió un período de desglaciación que terminó hace casi 10.000 años. Ese importante cambio climático fue el responsable de la evolución de la vegetación en los últimos milenios; el impacto del hombre, por su parte, ha ido en aumento y se ha hecho notar en los últimos siglos. Pero se sabe poco sobre los posibles efectos antropogénicos anteriores. Sin embargo, según un nuevo estudio dirigido por Ondřej Mottl y Suzette Flantua, de la Universidad de Bergen, los seres humanos y sus actividades han ejercido a escala mundial un impacto tan importante como el clima en los últimos 3000 años, mucho antes de se produjera la revolución industrial.

Para evaluar los cambios en la composición de la vegetación de la Tierra en los últimos 18.000 años, desde la última desglaciación, los investigadores analizaron 1181 registros de polen fósil de la base de datos de acceso abierto Neotoma Paleoecology, que abarca todos los continentes excepto la Antártida. Mediante técnicas de datación por carbono 14 cada vez más precisas, análisis taxonómicos y nuevos métodos estadísticos, identificaron las variaciones en la composición de las plantas en intervalos de 500 años en los distintos continentes y subcontinentes. Los resultados no especifican los cambios que afectaron a especies concretas, sino que, por ejemplo, trazan la transición de la vegetación arbórea a las especies arbustivas o herbáceas.

Durante este periodo, los investigadores han destacado dos fases de evolución acelerada de la vegetación. Como ya se pensaba, la primera estuvo relacionada con la desglaciación. Pero, de forma más inesperada, se observó una segunda e inequívoca aceleración durante el Holoceno tardío, hace entre 3000 y 4600 años, dependiendo del continente (el Holoceno comenzó hace 11.700 años). Para la mayoría de los continentes, estos segundos son los cambios más notables sucedidos en los últimos 18.000 años. Tal es el caso de Eurasia, en siete de sus diez subcontinentes estudiados, y de todas las regiones de América del Norte, excepto las de altas latitudes. Dado que el ascenso medio de las temperaturas terrestres durante la última desglaciación (hace entre 16.000 y 10.000 años) fue de unos 6°C, mientras que entre el Holoceno medio y el tardío (hace entre 10.000 y 3000 años) solo fue de 1°C, los autores sugieren que las actividades humanas empezaron a modificar fuertemente los ecosistemas en esa época, sobre todo al sustituir los árboles por plantas cultivadas.

Así, la transformación de la vegetación observada en los siglos XX y XXI se derivaría de esos cambios iniciados hace miles de años. Y, dadas las predicciones del cambio climático, las futuras alteraciones en la vegetación podrían ser importantes. «Este análisis y los resultados obtenidos a escala mundial son una primicia», afirma María-Fernanda Sánchez Goñi, directora de estudios de la Escuela Práctica de Altos Estudios, en París. «Aunque la resolución temporal de 500 años no permite estimar la velocidad de los cambios vegetales ante las rápidas variaciones climáticas, constituyen un gran avance.»

Isabelle Bellin

Referencias: «Global acceleration in rates of vegetation change over the past 18,000 years». Ondřej Mottl et al. en Science, vol. 372, págs. 860-864, mayo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.