Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

11 de Marzo de 2020
Aprendizaje

El talento lingüístico, esencial para ser un buen programador

La compresión del lenguaje desempeña una función destacada en el aprendizaje de la programación.

Al contrario de lo que se suele suponer, en el terreno de la programación sobresalen más las facultades lingüísticas que las matemáticas. [iStock/ Maximusnd]

¿Quién puede convertirse en un buen programador? Por lo general, se piensa que las personas que poseen una buena comprensión matemática. Pero, según afirman neurólogos de la Universidad de Washington, en este terreno destacan más quienes disponen de otro tipo de talento: el lingüístico. 

Los investigadores describen en  Scientifc Reports que los lenguajes de programación se asemejan en su estructura al lenguaje humano. Esta característica les llevó a averiguar si la habilidad en matemáticas es más adecuada para aprender programación o si pesan más las facultades lingüísticas. Para ello, examinaron las habilidades neurocognitivas de 36 participantes. En concreto, evaluaron la comprensión matemática, el talento lingüístico, la memoria y la capacidad de resolver problemas de los sujetos. Además, registraron su actividad cerebral mediante electroencefalografía (EEG). Trabajos anteriores han demostrado que la EEG en reposo puede utilizarse para determinar la capacidad de una persona para aprender idiomas extranjeros, afirma Chantel Prat, autora principal del estudio.

Las matemáticas, menos importantes

Los investigadores solicitaron a los participantes que aprendieran el lenguaje de programación Python. Tras completar un tutorial y algunas pruebas, les pidieron que programasen un juego de rompecabezas sencillo. La evaluación reveló que los más exitosos fueron aquellos que tenían un talento lingüístico alto, una buena memoria operativa y notables habilidades para resolver problemas. El talento en matemáticas también suponía una ventaja, pero, al parecer, no desempeñaba un papel tan importante como la capacidad lingüística para aprender el lenguaje de programación.

Prat considera estos resultados de gran interés, entre otros motivos, porque a menudo se espera de los estudiantes de informática y materias similares que posean amplios conocimientos y habilidades matemáticas. También existe la creencia popular de que un buen programador debe ser necesariamente un buen matemático. «Estas ideas no confirman nuestros datos», apunta.

Karin Schlott

Referencia: «Relating natural language aptitude to individual differences in learningprogramming languages». Chantel S. Prat et al, en Scientific Reports, publicado en línea el 2 de marzo de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.