Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

  • 15/01/2019 - DOLOR

    ¿Por qué la percepción del dolor varía según el sexo?

    La testosterona, el estrés y la memoria serían los factores responsables de la hipersensibilidad masculina.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 16/05/2016

Exoplanetas

El telescopio espacial Kepler descubre de golpe 1284 nuevos exoplanetas

El avance ha sido posible gracias a un método estadístico que permite comprobar con rapidez qué indicios son fidedignos y cuáles no.

The Astrophysical Journal/Nature News

Menear

Multiplicidad de mundos: Representación artística de algunos de los planetas extrasolares descubiertos hasta ahora por el telescopio espacial Kepler, de la NASA. [NASA/W. Stenzel]

También te puede interesar

Vida extraterrestre Vida extraterrestre

Nuestro planeta parece reunir un conjunto de características privilegiadas para la vida. Sin embargo, la Tierra no es más que un mundo en órbita alrededor de una de los cientos de miles de millones de estrellas que pueblan la Vía Láctea, una galaxia entre tantas. ¿Significa eso que la vida abunda en el universo? Si es así, ¿por qué aún no hemos visto señales de civilizaciones extraterrestres? La misma pregunta va mucho más allá: las leyes fundamentales de la naturaleza parecen estar finamente ajustadas para permitir la existencia de galaxias, planetas y vida. ¿Vivimos en un universo extraordinariamente improbable, o podría ser que nuestro cosmos no fuese más que uno entre muchos? Este monográfico digital (en PDF) te permitirá profundizar en la ciencia que hay detrás de una de las preguntas más antiguas y fascinantes de la humanidad: ¿estamos solos?

Más información

La última tanda de exoplanetas descubiertos por el telescopio espacial Kepler es, con mucho, la más numerosa referida hasta la fecha. Un equipo de astrónomos anunció la semana pasada el hallazgo de 1284 nuevos planetas extrasolares, cifra que multiplica por más de dos el número de mundos localizados hasta ahora por el cazador de planetas de la NASA. El hallazgo ha sido posible gracias a un nuevo método estadístico que permite determinar con rapidez si una señal corresponde a un verdadero planeta o si se trata de una falsa alarma. «Es realmente fascinante, ya que ahora tenemos más planetas para analizar», observa Lisa Kaltenegger, astrónoma de la Universidad Cornell.

El botín incluye 9 mundos situados en la zona habitable de sus respectivas estrellas (la región en torno al astro donde le temperatura permite en principio la existencia de agua líquida) y eleva a 21 el número de exoplanetas conocidos análogos a la Tierra; es decir, mundos situados en la zona habitable de su estrella y con un tamaño no mayor de dos veces el de nuestro planeta. «Esto nos da una primera pista sobre la diversidad de mundos que hay ahí fuera», señala Kaltenegger. Timothy Morton, astrónomo de la Universidad de Princeton, y sus colaboradores publicaron el descubrimiento el pasado 10 de mayo en la revista The Astrophysical Journal.

El telescopio espacial Kepler intenta detectar tránsitos planetarios; es decir, las leves disminuciones de brillo que provoca un planeta cuando, visto desde la Tierra, pasa por delante de su estrella. Entre 2009 y 2013, el instrumento identificó miles de señales de ese tipo; sin embargo, estas no siempre son causadas por un planeta, ya que otros fenómenos, como los que tienen lugar en sistemas binarios de estrellas, pueden generar efectos similares. Por esa razón, los investigadores han de analizar cuidadosamente cada posible tránsito, por lo general de uno en uno, observando las estrellas con telescopios terrestres.

El equipo de Morton desarrolló un método para cribar las señales candidatas por medio de un programa informático apodado Vespa, el cual calcula la probabilidad de que una observación con las características de un tránsito haya sido causada por otros fenómenos. Tras analizar más de 7000 señales con ayuda del nuevo software, los investigadores no solo hallaron los 1284 nuevos planetas referidos, sino también otros muchos cuya existencia ya había sido confirmada anteriormente por otros métodos. A pesar de todo, más de 2000 casos siguen por el momento en la categoría de «candidatos», ya que su estatus no ha podido ser confirmado con un nivel de confianza de más del 99 por ciento.

En el pasado, otros investigadores ya habían desarrollado métodos similares para cribar las señales de Kepler. Sin embargo, el programa Vespa es mucho más rápido que sus antecesores, ya que opera de forma completamente automatizada y solo necesita unos pocos minutos para analizar cada señal, explica Morton. El software es de código abierto y ya está siendo empleando otros equipos para sus propias investigaciones.

«En los primeros años, las falsas alarmas eran una plaga», apunta Natalie Batalha, científica de la misión Kepler que trabaja en el Centro de Investigación Ames, de la NASA. Hace poco, un estudio estimó que hasta la mitad de los candidatos a planetas gigantes gaseosos (un pequeño porcentaje de los analizados por Kepler, ya que este se centra en planetas rocosos, de menor tamaño) podrían no serlo. Batalha señala que, gracias a Vespa, ahora los investigadores podrán estar más seguros con respecto a los planetas cuyo estatus vayan confirmando.

El mes pasado, el telescopio Kepler entró por un momento en modo de emergencia, si bien ahora ha reanudado sus operaciones.

Más información en The Astrophysical Journal (el artículo técnico es de acceso libre) y NASA.

–Alexandra Witze/Nature News

Artículos relacionados

Revistas relacionadas