Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

19 de Abril de 2018
Virología

El virus de la enfermedad del beso relacionado con siete patologías autoinmunitarias

Los individuos infectados por el patógeno presentarían mayor riesgo de desarrollar dolencias como el lupus eritematoso sistémico, la esclerosis múltiple o la artritis reumatoide.

El virus de Epstein-Barr, además de causar mononucleosis infecciosa, aumenta el riesgo de padecer enfermedades autoinmunitarias como el lupus eritematoso sistémico. En la imagen, partículas del patógeno. [Wikimedia Commons]

Casi todas las personas se hallan infectadas por el virus de Epstein-Barr, patógeno de la familia de los herpesvirus, que se transmite a través de la saliva. En los niños, el contagio no entraña mayores complicaciones de salud que otras enfermedades leves propias de la infancia. Sin embargo, la trasmisión durante la edad adulta provoca mononucleosis infecciosa, también conocida como «enfermedad del beso».

Con anterioridad, el microorganismo se ha relacionado con varios tipos de cáncer. Ahora, Matthew T. Weirauch y su equipo, de la Universidad y el Hospital Infantil de Cincinnati, han demostrado que la infección del virus podría favorecer el desarrollo de siete enfermedades autoinmunitarias. En concreto, lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, artritis juvenil idiopática, diabetes de tipo I, enfermedad inflamatoria intestinal, y enfermedad celiaca. La revista Nature Genetics publica las conclusiones del estudio.

Piratear el sistema inmunitario

Dentro del organismo, el virus de Epstein-Barr infecta las células B del sistema inmunitario y las reprograma a fin de usarlas para generar nuevas copias de sí mismo. Los científicos creen que las proteínas del patógeno, y en particular el antígeno nuclear 2 (EBNA2, por sus siglas en inglés), interaccionan con el ADN humano. El análisis del genoma de los linfocitos B confirmó dicha hipótesis: EBNA2 altera la actividad de varios factores de transcripción. Estas moléculas actúan como interruptores, pues mediante su unión al material genético, apagan o encienden la expresión de otros genes con el objeto de asegurar el correcto funcionamiento celular. La alteración de este proceso puede resultar patológica.

Weirauch y sus colaboradores descubrieron que EBNA2 aumenta la afinidad de los factores de trascripción por ciertas regiones del ADN que presentan variaciones asociadas al riesgo de padecer las siete enfermedades autoinmunitarias, previamente mencionadas. Cuando esto ocurre, la probabilidad de desarrollar estos trastornos se incrementa. Estos resultados sugieren la existencia de un vínculo entre factores ambientales, como las infecciones, y la susceptibilidad genética a afecciones.

La identificación de los factores de trascripción alterados en las distintas enfermedades autoinmunitarias abre la posibilidad de desarrollar nuevas dianas terapéuticas. Incluso la obtención de una vacuna contra el virus de Epstein-Barr podría prevenir no solo la mononucleosis, sino también dichas patologías asociadas. No obstante, los científicos destacan la necesidad de seguir investigando para alcanzar esta meta.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Transcription factors operate across disease loci, with EBNA2 implicated in autoimmunity» de J. B. Harley et al. en Nature Genetics, publicación avanzada en internet el 16 de abril de 2018.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.