Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 16/11/2017

MEDICINA

¿El virus del sida provoca neurodegeneración?

Demuestran que la proteína precursora amiloidea bloquea la propagación del VIH. Sin embargo, este promueve la degradación y posterior acumulación del péptido neurotóxico amiloide beta.

Nature Communications

Menear

El VIH activa la degradación de la proteína APP con el fin de evitar su bloqueo. Sin embargo, su acción promueve la acumulación del péptido amiloide beta y la muerte neuronal. En la foto, linfocito T infectado por virus del sida (amarillo). [Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas/NIAD]

También te puede interesar

El sida El sida Jul/Sep 2013 Nº 73

30 años de investigaciónEste monográfico recoge algunos hitos relevantes de la lucha contra el sida, como la identificación del virus por sus descubridores en 1983, la pugna inicial contra las infecciones asociadas, la descripción del modo en que el VIH vence al sistema inmunitario o el desarrollo de tratamientos que han permitido mantener a raya el virus. Se incide también en los esfuerzos actuales por lograr un mundo sin sida, centrados en la eliminación definitiva del VIH del organismo y en la creación de una vacuna eficaz. Por último, se analiza la incidencia del sida en la población y las estrategias de salud pública para aumentar la prevención de la enfermedad.

Más información

El cerebro de las personas infectadas por el VIH presenta niveles elevados, y anómalos, de la proteína amiloide beta, conocida por su relación con la enfermedad de Alzheimer. Pero, ¿puede el virus favorecer la acumulación del péptido y contribuir así a la muerte neuronal? Científicos de la Universidad del Noroeste de Chicago han descubierto que la respuesta se halla en la proteína precursora amiloidea, APP (por sus siglas en inglés), y en cómo el VIH influye en la degradación de esta. Detallan su investigación en la revista Nature Communications.

APP es una proteína embebida en la membrana celular o transmembrana que participa en varios procesos neuronales, como la regulación sináptica. Aunque su función principal aún se desconoce, los científicos han descubierto la acción antivírica de la proteína en macrófagos y células microgliales infectadas por el VIH. Dentro de estas células, el virus empieza a replicarse con el objeto de generar nuevas partículas víricas o viriones. Sin embargo, durante este proceso, APP se une al principal componente de la cubierta protectora del virus, la proteína Gag, e impide la liberación de viriones al espacio extracelular. Por consiguiente, APP evita la propagación del VIH y la infección de células sanas.

Para evitar este bloqueo, el virus ha desarrollado una estrategia: Gag reduce los niveles de APP mediante la activación de las enzimas secretasas beta y gamma endógenas. La función de estas es facilitar la proteólisis o degradación de la proteína APP. Pero su acción promueve la formación del péptido amiloide beta, principal componente de las placas amiloideas características de la enfermedad de Alzheimer. El resultado es un aumento de los niveles de amiloide beta que favorece la degeneración y la muerte neuronal. No obstante, los experimentos realizados con cultivos celulares también muestran que la inhibición de la actividad de la secretasa gamma revierte el efecto de Gag.

En el ochenta por ciento de las persona infectadas, el virus del sida es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica. Así, además de provocar el síndrome de la autoinmunodeficiencia humana, favorece la aparición de demencias asociadas al VIH. Con anterioridad, se ha demostrado la correlación existente entre la carga vírica (cantidad de VIH en la sangre) y la aparición de demencias. Para los científicos, sus resultados concuerdan con estas observaciones. A mayor presencia del virus, más acumulación de péptido amiloide beta y mayor pérdida de capacidad cognitiva. Pero también dan esperanza: el descubrimiento de la función antivírica de APP podría ayudar a combatir tanto la infección por VIH como las enfermedades neurodegenerativas.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «HIV-1 counteracts an innate restriction by amyloid precursor protein resulting in neurodegeneration», de Q. Chai et al. en Nature Communications, 8, 15 de noviembre de 2017.

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.