Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

3 de Diciembre de 2020
Personalidad

En esencia, no cambiamos con los años

Aunque nuestras creencias y valores varíen a lo largo de la vida, la identidad personal se mantiene estable a lo largo de la vida.

La esencia de nuestro yo permanece estable aunque pasen los años. [iStock/ Martin Barraud]

La capacidad de reconocernos de forma distintiva, la llamada continuidad del yo, se mantiene con independencia de que nuestro físico, pensamientos o valores cambien con los años. Según han constatado investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, tan solo tardamos 250 milisegundos en reconocernos. Los resultados se publican en Psychophysology.

Miguel Rubianes, autor principal del estudio, explica en un comunicado de prensa: «A partir de nuestros resultados y en conjunción con la literatura previa, podríamos afirmar que hay una componente que se mantiene estable y otra parte que es más susceptible a los cambios con el paso del tiempo.»

La continuidad del yo, es decir, la capacidad de autoconsciencia y de reconocernos a nosotros mismos, se mantiene estable frente a componentes más propensos al cambio, como son las características físicas, los procesos fisiológicos, o incluso, las actitudes, las creencias o los valores, entre otros aspectos.

Asimismo, componentes como los rasgos de la personalidad suelen variar de forma ligera con el paso de los años, pero «se preserva el sentido de ser uno mismo. Ello nos permite avanzar en la comprensión de nuestra naturaleza humana», sostiene Rubianes.

Para el estudio, los investigadores exploraron, mediante electroencefalograma, la actividad cerebral de una veintena de personas mientras les presentaban estímulos y efectuaban tareas de reconocimiento de identidad y edades. Según hallaron, los sujetos tardaban en reconocer su identidad personal en torno a 250 milisegundos.

Con todo, una alteración de la percepción del yo puede subyacer en diversas enfermedades mentales de la personalidad, como el trastorno bipolar o la personalidad narcisista, e incluso la esquizofrenia y la depresión. Por ello, la identidad personal podría ser un concepto mucho más relevante en este contexto de lo que se pensaba hasta ahora y desempeñar un papel fundamental en los procesos de evaluación e intervención psicológica, sugiere Rubianes.

Fuente: Universidad Complutense de Madrid

Referencia: «Am I the same person across my life span? An event‐related brain potentials study of the temporal perspective in self‐identity». Miguel Rubianes et al. en Psychophysology, publicado en línea el 30 de septiembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.