Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

7 de Noviembre de 2018
Geología

En las profundidades, un campo de vidrio: la erupción volcánica más profunda

También hay volcanes en las honduras oceánicas. Se ha descubierto una erupción rerciente que es la más profunda conocida.

Un vehículo robótico se acerca a una estructura de lava aún fresca cerca de la fosa de las Marianas [Chadwick et al., Universidad del Estado de Oregón].

En la fosa de las Marianas, la corteza terrestre se abisma hasta una profundidad de once kilómetros: es el punto más profundo de la superficie de la Tierra. Los bordes de esta zona de subducción se encuentran solo a entre 4000 y 4500 metros por debajo de la superficie del mar, pero uno de ellos es, no obstante, el lugar de la erupción volcánica más profunda concocida hasta ahora por los geólogos. Parece que en 2015 el magma debió de abrirse paso allí hasta el suelo marino, escriben en Frontiers in Earth Science Bill Chadwick, de la Universidad del Estado de Oregón, y su equipo.

El agua fría de las profundidades del océano enfría el magma deprisa, por lo que no se produce ninguna mineralización ordenada. Se crean, en cambio, vidrios volcánicos que cubren una amplia zona; en este caso, se extienden a lo largo, al menos, de siete kilómetros por la cuenca tras el arco geológico de las Marianas, al oeste de la fosa. Allí, la placa filipina se hunde bajo la pacífica; no les sorprende a los geólogos, pues, que haya vulcanismo en la zona. Sin embargo, a tanta profundidad es difícil certificarlo.

La primera vez que se investigó el área de la erupción fue en diciembre de 2015. El material parecía muy fresco todavía. No había indicios de meteorización. Los sedimentos no estaban asentados y ningún ser vivo había colonizado la superficie. En abril de 2016 descubrieron, gracias a un robot de inmersión, que ya se encontraban allí animales móviles, por ejemplo gambas o cangrejos de las profundidades; en cambio, seguía sin haber organismos de los que se fijan al sitio, como anémonas o esponjas. Inmersiones repetidas con regularidad observarán en el futuro el desarrollo del campo de vidrio, uno de los 40 campos eruptivos conocidos en las profundidades de distintas partes del mundo.

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «A Recent Volcanic Eruption Discovered on the Central Mariana Back-Arc Spreading Center», de William D. Chadwick et al. en Frontiers in Earth Science, 23 de octubre de 2018.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.