Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 28/11/2018

Paleontología

Entre dinosaurios, un pariente gigante de los mamíferos

Los fósiles dan una y otra vez grandes sorpresas: esta vez se trata de un enorme pariente de los precursores de los mamíferos que vivió en el Triásico.

Science

Menear

Un dicinodonte (pariente de los precursores de los mamíferos) de finales del Triásico era grande como un elefante [Dmitry Bogdanov].

También te puede interesar

Dinosaurios Dinosaurios

¿Qué sabemos sobre los dinosaurios? ¿Cuál fue su origen? ¿Por qué se extinguieron? ¿Cómo se apareaban? ¿Eran carnívoros o herbívoros? ¿Colonizaron los medios acuáticos? En esta revista monográfica (en PDF) encontrarás las respuestas a estas y otras grandes preguntas de la paleontología actual.

Más información

Parece una mezcla de rinoceronte y tortuga a la que se hubiese sometido a un aumento de escala, o al menos así describe al animal Gretchen Vogel en una noticia de Science. Pero no solo es el aspecto de Lisowicia bojani, sino también el lugar del hallazgo y la época en que vivió lo que dejó asombrados a Tomasz Sulej, de la Academia Polaca de Ciencias, en Varsovia, y a sus colaboradores: ese animal de 4,5 metros de largo, 2,6 de alto y 9 toneladas de peso vivió en el Triásico, época de la historia de la Tierra en la que los predecesores de los mamíferos actuales solo existían, según la opinión común, en un nicho ecológico. Con sus dimensiones, comparables a las de un elefante africano actual, Lisowicia bojani es la mayor especie de su época conocida hasta ahora entre las que vivían en tierra, con la excepción de los dinosaurios.

Lisowicia bojani pertenece al grupo de los dicinodontes (el infraorden Dicynodontia) pertenecientes a su vez a los terápsidos (el orden Therapsida), entre los que estuvieron los predecesores de los mamíferos de hoy (y están estos mismos). En su mayor parte, estos animales no eran sino pequeños herbívoros; solo unos pocos de ellos alcanzaron el tamaño de los actuales hipopótamos. La especie recién descubierta supera sin embargo a todas ellas con claridad. Los primeros huesos los descubrieron los paleontólogos, ya en 2006, cerca de Lisowice, en Silesia. Desde entonces se han desenterrado más de mil fragmentos. El estrato donde se los encontró tiene unos 210 millones de años; por entonces, los dicinodontes, según se sigue de la merma de sus yacimientos, debían de estar ya en decadencia. Sulej y sus colaboradores no pensaron en un principio que hubiesen encontrado un dicinodonte. Habida cuenta de su tamaño, creyeron que era un saurio. Los huesos del cráneo y de la cadera, sin embargo, indicaron la verdadera identidad del fósil.

Ese gran herbívoro poseía unos colmillos superiores que sobresalían como los de un jabalí. Por lo demás, carecía de dientes; en su lugar, es probable que desgarrase las plantas con un pico como de tortuga. También el resto de su anatomía da a entender algo que, desde nuestra perspectiva actual, resulta notable. Las patas traseras eran relativamente rectas, como las de los mamíferos modernos, mientras que las delanteras se parecían con su conformación curvada a las de los lagartos.

<em>Lisowicia</em> según una representación de 2008, cuando se describió por primera vez un dicinodonte del tamaño «de un rinoceronte» del yacimiento de Lisowice [Dmitry Bogdanov].Comparados con los huesos de especies emparentadas, los restos del yacimiento polaco no muestran anillos de crecimiento; de ahí deducen los investigadores que aquel animal o creció muy deprisa o murió antes incluso de haber alcanzado todo su tamaño. Hay la idea de que los saurios de entonces alcanzaban rápidamente una talla gigante para librarse de los predadores, y Lisowicia bojani debió de tener que vérselas también con ellos. En el yacimiento se han encontrado además los restos de un saurio depredador de cinco metros de largo y heces petrificadas con restos de dicinodontes, uno de los pocos yacimientos así fuera de África, Asia y América; el grupo estaría, pues, más extendido de lo que pensaba. Sulej y sus colaboradores quieren por ello que se busquen con más intensidad otros dicinodontes en Ucrania y Rusia.

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «An elephant-sized Late Triassic synapsid with erect limbs», de Tomasz Sulej y Grzegorz Niedźwiedzki, en Science, 22 de noviembre de 2018: eaal4853.   

Artículos relacionados

Revistas relacionadas