Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

10 de Diciembre de 2019
Astronomía

Estallido en un cometa

El telescopio espacial TESS se dedica principalmente a buscar exoplanetas. Sin embargo, gracias a él se ha podido asistir a un espectáculo, rara vez observado de forma tan completa, que ocurrió el año pasado en nuestro propio sistema solar.

El cometa 46P/Wirtanen [ESA / ESAC Astronomy Club / W. Van Reeven].

El telescopio espacial TESS rastrea el cielo en busca de planetas en órbita alrededor de otras estrellas. El 26 de septiembre de 2018 captó, sin embargo, en el campo de visión de las cámaras que tiene instaladas a bordo un suceso completamente diferente y mucho más cercano: una explosión en el cometa 46P/Wirtanen, que describe alrededor del Sol una órbita muy elíptica bastante ceñida al Sol.

El peñasco, que tiene algo más de un kilómetro de ancho, se encontraba justo de camino hacia el punto de su órbita más cercano al Sol, que se encuentra a la misma distancia de este que la Tierra, más o menos. Entonces se produjo en 46P/Wirtanen un potente estallido que lanzó hacia el espacio algunos cientos o miles de toneladas de gas y polvo. Y gracias a TESS, que fotografía cada 30 minutos una amplia franja del cielo, se pudo observar el fenómeno detalladamente, como explican los investigadores en The Astrophysical Journal Letters: a un destello de una hora de duración en la que el brillo aumentó rápidamente le siguió una fase más gradual, en la que siguió creciendo durante ocho horas (esta segunda fase se debió seguramente  a la expansión del polvo, que reflejó entonces más luz solar, pero hay otras posibilidades); luego, el cometa fue perdiendo brillo durante más de dos semanas. 

Abrillantamiento súbito de 46P/Wirtanen [Farnham et al./NASA].No está todavía claro por qué ocurrió la emisión violenta de materia. Lo único seguro es que no se debió a esa paulatina desgasificación que forma la coma de los cometas cuando se acercan al Sol. Cabe pensar que se produjo una súbita ola de calor localizada que vaporizó una gran cantidad de hielo de modo explosivo; o bien, que se derrumbó una parte del relieve del cometa sobre la superficie de este.

Robert Gast

Referencia: «First Results from TESS Observations of Comet 46P/Wirtanen», de Tony L. Farnham et al, en The Astrophysical Journal Letters, volumen 886, número 2; puede leerse la prepublicación en arXiv:1911.08318 [astro-ph.EP].

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.