26 de Enero de 2022
Depresión

Falto de amor de niño, adulto con depresión

El amor y el afecto de los padres es importante para el desarrollo saludable de un niño. Experimentar su carencia aumenta el riesgo de padecer depresión en la adultez.

El sentimiento de abandono y la falta de apego de los padres durante la infancia están asociados a la depresión. [iStock/ Pixelfit]

Las personas que no se sintieron queridos por sus padres cuando eran niños tienen más probabilidades de sufrir depresión en la edad adulta. Este es el resultado de un estudio longitudinal con más de 5.000 adolescentes seleccionados de forma representativa en Estados Unidos. Según los autores, la falta de cuidados afectivos puede dejar su huella en la psique del mismo modo que otros factores de riesgo conocidos, entre ellos, los malos tratos o los abusos sexuales.

El equipo dirigido por Manik Ahuja, de la Universidad Estatal del Este de Tennessee, informa en Psychological Reports que alrededor del 16 por ciento de los participantes de entre 20 y 30 años afirmaron que en alguna ocasión les habían diagnosticado una depresión. Aproximadamente el mismo número de personas declaró sentirse a menudo no deseada ni querida, y el doble (un 30 por ciento) se había sentido así a veces, pero más del 50 por ciento nunca. Los que se habían sentido así con frecuencia en la adolescencia tenían un riesgo de depresión tres veces mayor. Por sexos, el hecho de no sentirse querido se asoció con la depresión tanto entre los hombres como entre las mujeres. Si la sensación solo se producía a veces, el riesgo seguía multiplicándose por 1,6.

Consecuencias en el bienestar poterior

El diseño del estudio no permite llegar a ninguna conclusión de causa y efecto. Pero la investigación confirma que el desarrollo del niño depende en gran medida de una relación afectiva con los cuidadores principales. Estudios anteriores llevados a cabo en todo el mundo corroboran que el hecho de que un niño se sienta aceptado o rechazado por sus padres influye en su bienestar posterior. Además, las consecuencias de la negligencia pueden detectarse en el cerebro, por ejemplo, en el hipocampo.

Los autores apuntan que la falta de interés por la descendencia puede que no sea intencionada. Por esa razón recomiendan investigar el modo en que los padres pueden transmitir a sus hijos la sensación de ser amados. Ello puede no resultar tan fácil, sobre todo si los propios padres nunca han aprendido «el lenguaje del amor». Es importante hacerles conscientes de las posibles consecuencias.

Christiane Gelitz

Referencia: «Feeling not wanted/loved and depression: Does gender matter?» Manik Ahuja et al. publicado en línea en Psychological Reports el 30 de diciembre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.