Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

29 de Marzo de 2011
BiologÍa

Formación in vitro de espermatozoides

Tras varios decenios de intentos infructuosos, se ha logrado crear espermatozoides de mamíferos fuera del cuerpo, en un cultivo celular.

[Bobjgalindo / Wikimedia Commons]

Hace poco se ha conseguido formar espermatozoides en el laboratorio a partir de tejido de testículos inmaduros de ratón. Durante casi un siglo se había intentado crear este tipo de células fuera del cuerpo, aunque sin éxito. Los fallos se producían a menudo en la fase de la meiosis, un tipo de división celular durante la cual los cromosomas apareados intercambian ADN y el número de cromosomas por célula se reduce a la mitad. En condiciones normales, ese proceso da lugar a los espermatozoides, listos para unirse con un óvulo.

 

En un estudio se ha descubierto que la clave para obtener espermatozoides durante la meiosis reside en un sencillo cambio en las condiciones del medio de cultivo. En lugar de utilizar el medio estándar, se ha empleado un medio habitual en el cultivo de células madre embrionarias (KnockOut Serum Replacement).

 

Para seguir el desarrollo de los espermatozoides, los investigadores introdujeron una proteína fluorescente que permitía visualizar las células que experimentaban meiosis. Tras varias semanas de cultivar fragmentos de tejido de testículos de ratones recién nacidos, comprobaron que todas las muestras contenían el mismo número de cromosomas que los espermatozoides normales. En casi la mitad de las muestras se observaron células con flagelos, proyecciones en forma de cola que los espermatozoides emplean para desplazarse. A continuación, los investigadores inyectaron los espermatozoides obtenidos en óvulos. Unas semanas más tarde, de los óvulos fecundados se desarrollaron embriones de ratón vivos y fértiles.

 

La técnica representa un gran avance. Podría ayudar a revelar los mecanismos moleculares que intervienen en la formación de los espermatozoides y llevar al desarrollo de tratamientos contra la infertilidad masculina. 

 

Más información en Nature

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.