Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/07/2011

GenÉtica

Genes y depresión endogámica

Se ha detectado la presencia de efectos epistáticos sobre la depresión endogámica en una población de conejos.

Journal of Heredity

Menear

Conejo de la línea Maret analizado en el estudio. [UAB]

La endogamia, el apareamiento entre individuos de ascendencia común, se asocia con la pérdida de aptitud biológica, especialmente si se prolonga durante generaciones. Es lo que se conoce como depresión endogámica. En ella, la base genética desempeña un papel fundamental. Sin embargo no ha sido estudiada en profundidad, sobre todo a la hora de abordar las especies de interés ganadero. En un trabajo publicado recientemente se ha investigado la complejidad de los mecanismos genéticos responsables de la depresión consanguínea o endogámica.

En el estudio se ha analizado las repercusiones de la endogamia sobre el peso al destete (hasta 31 días) de 902 conejos de la línea Maret. La línea se fundó en 1992 a partir de cinco individuos, cuatro machos y una hembra, procedentes de explotaciones rurales de la provincia de Gerona. Para los investigadores resultó una gran ventaja conocer la procedencia de los conejos y establecer así una descendencia exhaustiva desde sus fundadores. Ello permitió determinar la consanguinidad generada por cada fundador sobre los individuos analizados, y calcular los efectos de la depresión endogámica inherentes a cada uno de ellos y sus posibles interacciones. Se reveló así la presencia de efectos epistáticos (interacción de diferentes genes) sobre la depresión endogámica.

Las interacciones entre los genomas de algunos fundadores originaron efectos negativos sobre el peso al destete, con reducciones de entre 100 y 200 g cuando ambos fundadores aportaban un 10% de consanguininidad. Los resultados de la investigación mostraron que los efectos de la depresión endogámica fueron negativos. Pero tampoco se podían descartar efectos incluso positivos derivados de algunos fundadores concretos. Asimismo, los investigadores llegaron a la conclusión de que la presencia de interacciones epistáticas caracteriza la complejidad de la arquitectura inherente a los efectos de la depresión endogámica en conejos. Factores que probablemente puedan ser extrapolados al resto de especies ganaderas.

Más información en UAB y Journal of Heredity.