1 de Julio de 2021
Psicología

Hablar con desconocidos sienta bien

Una charla con la persona sentada junto a nosotros en el banco del parque o en una sala de espera: conversar con extraños es más agradable de lo que piensas.

Charlar con un desconocido aporta bienestar y fomenta la empatía. [priscilla-du-preez-VTE4SN2I9s0-unsplash]

Para muchas personas, hablar con un desconocido resulta poco habitual o quizás incómodo. No obstante, incluso una breve conversación con un desconocido aumenta la sensación de bienestar, informa la revista Current Directions in Psychological Science

«Ello se refleja sobre todo en las conversaciones con los conductores de autobús o con otros viajeros del autobús o del tren, con el camarero tras la barra que te sirve el café o con otros participantes en un experimento», señalan los psicólogos Paul van Lange y Simon Columbus, de la Universidad de Ámsterdam y la Universidad de Copenhague, respectivamente, y autores de la investigación.

En otro reciente estudio dirigido por Columbus, examinaron más en detalle la relación de los participantes con desconocidos. Para ello, más de 7000 voluntarios aportaron información sobre sus encuentros con extraños en el transcurso de una semana. Según revelaron los datos, la mayoría de esas interacciones resultaron positivas: se caracterizaban por un interés común, una dependencia mutua entre los interlocutores y un equilibrio de poderes, lo que fomentaba la cooperación. «Por lo general, las interacciones con extraños son bastante amistosas», sostienen Van Lange y Columbus.

Felicidad y empatía

En 2014, un trabajo llevado a cabo en Chicago demostró que hablar con extraños te hace más feliz de lo que crees. Pidieron a viajeros de autobús y de tren que evaluarán cómo se sentirían si hablaran con un extraño. La mayoría creía que el viaje les resultaría menos placentero que si lo realizaban a solas, como de costumbre. También esperaban que, como mucho, cada segunda persona a la que se dirigieran querría hablar con ellos. Pero ambas suposiciones se mostraron erróneas, como observaron Nicholas Epley, de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago, y Juliana Schroeder, de la Universidad de California. 

Epley repitió el experimento unos años más tarde en Londres. Obtuvo el mismo resultado: los viajeros de tren se sentían mejor cuando hablaban con desconocidos durante el viaje. Por otro lado, no importa si la persona que inicia la conversación con un extraño se considera extravertida o introvertida, muestra un estudio de 2021 llevado a cabo por investigadores de las universidades Sabanci y Bilkent con más de 1000 sujetos.

Columbus y Van Lange concluyen que los intercambios fugaces con extraños comportan una satisfacción similar a la que aporta una conversación con amigos. Y no solo se benefician de esta experiencia quienes buscan la conversación, sino también la persona desconocida. Además, la interacción entre extraños beneficia la aptitud mental, ya que requiere habilidades sociales, como la empatía y la discreción. Los psicólogos sospechan, sin embargo, que para la mayoría de las personas existe una proporción óptima de contactos con desconocidos. Dicho de otro modo, un mayor número de contactos no aumenta el bienestar.

Christiane Gelitz

Referencia: Vitamin S: Why is social contact, even with strangers, so important to well-being? P. van Lange y S. Columbus en Current Directions in Psychological Science, vol. 30, n.o 3, págs. 267-273, 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.