6 de Julio de 2021
Farmacología

¿Hongos contra la migraña?

La psilocibina, un compuesto producido por una especie de seta alucinógena, presenta un sorprendente efecto antimigrañoso.

Ejemplares de Psilocybe cubensis. Estos hongos también se conocen como gotzi, monguis, cucumiellos, hongos de San Isidro, chongos o cucumelos. [Wikimedia Commons]

Para aquellas personas que sufren ataques de migraña, tres o cuatro días a la semana, extremadamente dolorosos e incluso incapacitantes, disponer de un tratamiento eficaz resulta indispensable. En la actualidad, los triptanes son uno de los fármacos más efectivos. Estas moléculas imitan la acción de un importante neurotransmisor, la serotonina, cuyos niveles disminuyen en durante los episodios de migraña. Los triptanes se unen a los receptores de serotonina, de modo parecido a como lo hace el propio neurotransmisor, pero tan solo consiguen neutralizar el dolor por completo en el 30 por ciento de los pacientes. Además, a menudo, este reaparece de nuevo a lo largo del día.

Desde hace algunos años, la investigación sobre los compuestos alucinógenos constituye una alternativa a la vía de la serotonina. En concreto, ciertas moléculas como la psilocibina, presente en el hongo Psilocybe cubensis abundante en prados y campos, han mostrado efectos terapéuticos sorprendentes, sobre todo en el tratamiento de ciertas depresiones resistentes a los tratamientos habituales. La depresión es una enfermedad en la que los niveles de serotonina también se reducen de forma notable. Asimismo, la psilocibina también presenta la capacidad de unirse y activar los receptores de serotonina. Así pues, ¿podría aliviar el dolor de las migrañas?

A fin de dilucidar esta cuestión, Emmanuelle Schindler y sus colegas de la Universidad de Yale administraron una única dosis de psilocibina a voluntarios que sufrían ataques de migraña un promedio de 3,5 días a la semana, con una duración media de 15 horas cada uno. Los participantes registraron todos los efectos que experimentaron en un diario, durante dos semanas. La administración de psilobicina ocasionó una breve fase de alucinaciones visuales, acompañadas de una sensación de paz y tranquilidad. Además, la frecuencia de los ataques de migraña se redujo a 1,7 por semana, y su duración se acortó hasta las 10 horas. Cabe destacar que una sola dosis tomada al principio de cada período fue suficiente para experimentar los beneficios del compuesto. Ello, junto con la ausencia de efectos secundarios, supone una gran ventaja, más allá de la mejora en la calidad de vida.

No obstante, los investigadores destacan que se trata de un estudio piloto, que deberá repetirse con una muestra más amplia antes de generalizar el uso de la sustancia. Asimismo, señalan que en ningún caso debe consumirse el hongo que crece en el campo para combatir la migraña. La recolección de Psilocybe cubensis está prohibida, ya que la psilobicina debe aislarse mediante métodos químicos controlados y su administración supervisada por personal cualificado.

Sébastien Bohler

Referencia: «Exploratory controlled study of the migraine-suppressing effects of psilocybin», E. A. D. Schindler et al., en Neurotherapeutics. 18, páginas 534–543, publicado en enero de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.