16 de Julio de 2012
Paleontología

Huevos de dinosaurio asimétricos

El hallazgo de huevos fósiles en Lérida refuerza la hipótesis del origen común de aves y dinosaurios.

Huevo fósil de Sankofa pyrenaica. [UAB/UCM]

Se han descubierto huevos fósiles de dinosaurio en la sierra del Montsec (Lérida) con una característica peculiar: presentan una forma asimétrica, ovoide. Los yacimientos donde se ha hecho el hallazgo corresponden al final del Cretácico Superior, hace entre 70 y 83 millones de años.

 

Los huevos pertenecen a una misma especie y presentan una forma distinta a otros huevos de la misma época, los de dinosaurios no avianos, que son simétricos y alargados. Los investigadores han bautizado el nuevo tipo de huevo de dinosaurio con el nombre de Sankofa pyrenaica.

 

El tamaño y la forma de estos huevos, con sus polos asimétricos, recuerdan los de los huevos de gallina actuales, lo que resulta inusual en el registro de huevos fósiles del Cretácico. Solo un ejemplar de huevo hallado en Argentina, correspondiente a un ave primitiva de la misma época, tiene características similares, lo que sitúa a ambos en una posición intermedia entre los huevos de las aves actuales y los de los terópodos no avianos extinguidos. Sin embargo, la microestructura de la cáscara de Sankofa pyrenaica difiere de la de los huevos de las aves en su textura incipiente. Presenta una organización peculiar de pequeños cristales entrelazados en medio de la capa más ancha (capa en empalizada), en lugar de la estructura escamosa presente en las cáscaras de las aves modernas.

 

El nuevo tipo de huevo se atribuye a un terópodo de pequeño tamaño, probablemente con un oviducto único, como las aves. La asimetría de los huevos está asociada a la fisiología de las aves: toman esta forma por la existencia de un oviducto que no puede formar más de un huevo a la vez. En este caso, el istmo, la región del oviducto que origina la membrana de la cáscara, confiere esta forma asimétrica al huevo. Gracias a esta forma el extremo más grueso aloja una bolsa de aire que facilita la respiración del pájaro en las últimas etapas de desarrollo. Se trata de un paso evolutivo que aún estaba muy poco desarrollado en los dinosaurios.

 

El descubrimiento de Sankofa pyrenaica, donde combinen aspectos de las aves y de los terópodos no avianos, representa una prueba a favor de la hipótesis de que las aves y los dinosaurios del Cretácico podrían haber tenido un ancestro común.

 

 

Más información en Palaentology.

 

Fuente: UAB-UCM

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.