Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

24 de Septiembre de 2019
Paleoantropología

Infecciones crónicas del oído, ¿provocaron la extinción de los neandertales?

Según un reciente estudio, la invasión bacteriana recurrente del aparato auditivo medio habría debilitado de forma progresiva a la especie de homínidos.

Al parecer, la morfología de las trompas de Eustaquio de nuestros antepasados, parecida a la de los bebés actuales, favorecería el desarrollo de la otitis media. En la actualidad, el tratamiento antibiótico reduce el riesgo para la salud de esta enfermedad, muy común durante la infancia. En la imagen, cráneo de un hombre moderno (izquierda) y un neandertal (derecha). [Wikimedia Commons]

¿Fue algún tipo de epidemia? ¿Una variación de las condiciones climáticas? Hace casi 28.000 años, los neandertales desaparecieron de la faz de la tierra y, en el tiempo actual, su extinción constituye aún un misterio. Ahora, Jeffrey T. Laitman y su equipo, de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí en Nueva York, sugieren una nueva causa: las infecciones crónicas del oído.

El grupo de antropólogos y anatomistas alcanzaron dicha conclusión tras reconstruir la estructura de la porción cartilaginosa de la trompa de Eustaquio neandertal. Para ello, en el estudio publicado por la revista The Anatomical Record, los científicos analizaron cráneos fósiles de nuestros antepasados neandertales y los compararon con los de especímenes modernos, de distintas edades, procedentes de América del Sur, Estados Unidos, Europa y Asia.

Según los resultados, los neandertales presentaban trompas auditivas parecidas a las de los infantes actuales. Es decir, estrechas y horizontales. Ello dificulta el movimiento del líquido y el aire a través de este tubo que conecta la caja del tímpano con la nasofaringe y, por consiguiente, facilita la colonización del oído medio por bacterias procedentes de la mucosidad nasal. Este tipo de infecciones resultan muy frecuentes en menores de 5 años. Sin embargo, a partir de esta edad, las trompas de Eustaquio se alargan e inclinan de forma progresiva, hecho que permite el drenaje y reduce el riesgo de infección recurrente.

En los neandertales, en cambio, la estructura de los tubos no variaría con la edad. Así pues, los científicos postulan que la otitis media constituiría un problema de salud que los homínidos extintos padecerían a lo largo de toda su vida. Ello, además del riesgo mortal asociado a la propia infección y sus posibles complicaciones, afectaría de forma negativa a la capacidad física de los individuos. Asimismo, la prolongada vulnerabilidad del hombre de Neandertal aumentaría la probabilidad de contagio dentro del grupo, e incluso la propagación a otras tribus.

Para Laitman y sus colaboradores, el hallazgo sugiere que, en un contexto de competición entre especies por el alimento y otros recursos, esta pequeña diferencia anatómica del oído favorecería la supervivencia del Homo sapiens moderno, a la vez que conllevaría la lenta agonía de los neandertales.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Reconstructing the Neanderthal eustachian tube: new insights on disease susceptibility, fitness cost, and extinction», de A. S. Pagano et al., en The Anatomical Record, publicación avanzada en internet el 31 de agosto de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.