Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

21 de Febrero de 2019
Cáncer

¿Influye el microbioma en el desarrollo del cáncer de cuello uterino?

La flora cervical no solo se altera en presencia del virus del papiloma humano, sino que la presencia de determinadas especies también podría favorecer su contagio.

La infección por VPH alteraría la composición del microbioma cervical. Sin embargo, las poblaciones bacterianas también podrían favorecer el contagio del virus, y en consecuencia, la progresión del cáncer de cuello uterino. En la imagen, carcinoma de cuello uterino humano. [Wikimedia Commons]

Casi todas las neoplasias de cáncer de cuello uterino hallan su origen en la infección por el virus del papiloma humano, o VPH. Pero, ¿existen otros factores que pudieran favorecer el desarrollo del tumor? Según una investigación, publicada por la revista mBio, la respuesta sería afirmativa: la microbiota cervical. Y en concreto, su composición.

A fin de ahondar en esta cuestión, Peter C. Angeletti y su equipo, de la Universidad Lincoln en Nebraska, reclutaron 144 mujeres de 37 años de edad promedio, residentes en Tanzania. Cabe destacar que las regiones en desarrollo, como el África sub-Sahariana, presentan una elevada tasa de mortalidad por cáncer de cuello uterino.

El análisis de las muestras, obtenidas mediante frotis del canal cervical, mostraron que las poblaciones bacterianas diferían según la ausencia o la presencia del virus. Así, la flora de las mujeres VPH positivas presentó mayor número de microorganismos de tipo Bacteroidetes y Fusobacterias, así como una menor presencia de Actinobacteria.

Para los científicos, estos resultados sugieren la existencia de una relación entre estos tipos de microbios y las lesiones cancerosas. Ello no significa que las bacterias participen de forma directa en el desarrollo de la neoplasia. Sin embargo, sí que podrían promover la inflamación del tejido cervical, un factor que favorece la infección por VPH.

¿Y si además la mujer es seropositiva?

La población del África sub-Sahariana también presenta una elevada incidencia del virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH. Asimismo, este patógeno facilita el contagio del VPH.

En las mujeres participantes en la investigación, la presencia de ambos virus aumentó de forma notable la diversidad de las especies bacterianas que habitan en el ambiente que rodea el tumor. Es decir, la infección adicional por VIH alteró, aún más, la flora microbiana. De entre los microrganismos identificados, los autores destacan aquellos pertenecientes a la familia Mycoplasmatae, por su abundancia en las lesiones cancerosas más severas.

De confirmarse la relación entre la composición de la microbiota, los agentes víricos y la progresión tumoral, el uso de determinados antibióticos, que afectaran aquellas poblaciones de microbios responsables de facilitar la infección por VPH, podría ayudar a prevenir la aparición del cáncer.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Relationship between the cervical microbiome, HIV status and precancerous lesions», de C. Klein et al., mBio, 10(1), e02785-18, publicado el 19 de febrero de 2019.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.